Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UEFA suspende al Milan por una temporada

El Milan, doble campeón de Europa en los últimos años y eliminado la semana pasada por el Olympique de Marsella en los cuartos de final del torneo, fue excluido ayer por una temporada de las competiciones europeas, según decidió la comisión de control y disciplina de la, UEFA. El Milan se negó a reanudar el partido a instancias del árbitro sueco, Bo Karlsson, tras la suspensión momentánea del mismo por un apagón en las torres de iluminación. El directivo responsable, Adriano Galliani, ha sido sancionado hasta el 30 de julio de 1993. El Milan puede recurrir ante estas decisiones.

El Marsella, por su parte, fue multado con unos dos millones de pesetas por la "insuficiente organización" del encuentro que acabó con el ciclo triunfal del Milán. El cuadro francés se impuso por 1-0 tras haber empatado, 1 - 1, en el partido de ida jugado en Milan. Otra decisión de la UEFA fue la suspensión por dos temporadas del Dinamo de Dresde, por los incidentes que protagonizaron sus hinchas en el partido contra Estrella Roja, en los cuartos de final de la Copa de Europa. El encuentro fue suspendido en la segunda parte por el árbitro español Emilio Soriano Aladrén.El presidente del Milan, Silvio Berlusconi, afirmó que la sanción es injusta: "Es una sentencia que va más allá de las reglas de la UEFA, desproporcionada. Nos ha cogido por sorpresa". Berlusconi se refirió a los perjucios que sufrirá el club italiano: "Tanto como el daño en términos deportivos, la sanción crea un daño enorme a nuestra imagen".

El Milan informó que apelará contra la sentencia. El presidente declaró que estaba desconcertado, pero se mostró convencido de que la UEFA revisará su decisión."Nunca quisimos decir que no hubiera suficiente luz en el estadio, sino que las condiciones eran inadecuadas para continuar el partido", agregó Berlusconi.

Berlusconi rechazó la dimisión de Galliani, el directivo que instó a los jugadores a abandonar el campo y no retornar. "La posición de Galliani está fuera de dliscusión. Defiendo a Galliani como lo haría con cualquiera de mis 26.000 empleados", dijo.

Galleani manifestó antes de la reunión de la UEFA que dimitiría si su equipo era sancionado: "Estoy dispuesto a abandonar. Cometí un error debido al amor que tengo hacia mi equipo". El defensa Tassotti se mostraba desolado por la decisión: "Es una sentencia excesiva, inmerecida, a pesar del error que cometimos. Quizá si nos hubieran dejado entrar en los vestuarios habríamos sido capaces de calmarnos y probablemente habríamos vuelto al terreno de juego".

El apagón, que finalmente no se ha sabido si fue voluntario o no, se produjo cuando sólo quedaban dos o tres minutos de descuentos para el final del partido. Tal circunstancia, que pareció en principio favorecer al Marsella, a Fin de que terminara el encuentro con el 1 -0 a su favor, quiso ser aprovechada después por los milaneses para forzar una suspensión que el árbitro no admitió. El partido lo ganó el Olympique de Marsella por abandono del campo del Milán.

Tras el apagón se abrió un periodo de confusión que duró al menos un cuarto de hora. La primera actitud de la mayoría de los jugadores fue esperar pacientemente a que la luz volviera, pero pronto pareció incubar en alguno de los hombres del Milán la idea de abandonar el campo mientras los del Olympique aguardaban.

Las disposiciones de la UEFA prevén que para un caso de suspensión por fuerza mayor que el partido deba repetirse íntegramente. Y eso era buscaba el Milan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de marzo de 1991

Más información

  • El ex campeón continental se negó en Marsella a seguir el partido en que fue eliminado