Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Clarence Leo Fender, innovador de la guitarra

Con la muerte de Clarence Leo Fender, el pasado jueves, a los 82 años de edad, mientras era trasladado al hospital de Fullerton (California, Estados Unidos), desaparece una parte fundamental de la historia de la música popular de los últimos 35 años. Leo Fender padecía la enfermedad de Parkinson, y la causa exacta de su fallecimiento todavía se desconoce.Fue el inventor de la guitarra que utilizaron Jimi Hendrix y Buddy Holly. Que utiIizaron Keith Richards, Bruce Springsteen y Erle Clapton, entre cientos de miles de músicos de todo el mundo. Diseñó, fabricó y dio nombre a las guitarras Fender Stratocaster y Telecaster, entre otros modelos, que se han convertido en el tótem de la música popular desde su aparición en el mercado., en 1954, y que hoy todavía son las guitarras eléctricas más apreciadas y vendidas.

Leo Fender era un artesano alejado del mundo de la música hasta que alteró la historia de la guitarra eléctrica. Sustituyó el cuerpo hueco de estos instrumentos por una pieza de madera maciza con un diseño anatómico; en su modelo Stratocaster incorporó tres pastillas magnéticas de simple bobinado y añadió en el puente un vibrato que permitía alterar la tensión de las cuerdas mediante una palanca. Inmediatamente, sus guitarras, amplificadores y planos eléctricos fueron apreciados por músicos de rock, de pop, de blues, de country y de Jazz, que convirtieron la factoría Fender en el centro de los instrumentos de una naciente música popular que creció junto al desarrollo del rock and roll y que sólo tuvo competencia en otra marca: la Gibson.

En 1965, Leo Fender vendió su empresa a la CBS por 13 millones de dólares (1.313 millones de pesetas al cambio actual), dedicándose a inspirar otras marcas, como Music Man, y más recientemente, G. L. Actualmente, las guitarras Fender se fabrican en Estados Unidos, Japón y Corea, y un modelo original de las primeras series puede alcanzar un valor superior a los dos rnillones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de marzo de 1991