Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE LA U.R.S.S.

El 99% de Gagauza votó por el 'sí' en el referéndum

La pequeña república integrada en Moldavia excluyó la posibilidad de salirse de la Unión

ENVIADO ESPECIALMás del 90% de la población de la República Gagauza participó en el referéndum sobre el futuro de la Unión Soviética y el 99,2% de los votantes se pronunció por el sí. De esta forma, queda excluida la posibilidad de que esta región, que hoy pertenece a Moldavia, acepte salirse de la URSS, incluso en el caso de que Kishiniov, la capital moldava, así lo decida. Ésta es la interpretación que da del plebiscito el presidente del Sóviet Supremo de Gagauza, Stepan Topal.Gagauza ocupa un pequeño territorio formado por cinco distritos en el sur de Moldavia y tiene por capital Kornrat, un humilde centro de distrito de 29.000 habitantes, situado a poco más de 100 kilómetros de Kishiniov. A ella se llega después de un viaje a través de colinas cubiertas de viñas y manzanos.

"Nuestra república fue proclamada el 19 de agosto de 1990 como respuesta a la negativa del Parlamento moldavo de conceder autonomía a los gagauzos", explica a EL PAÍS el presidente Topal en su despacho, una minúscula habitación donde caben un simple escritorio, una mesita y cuatro sillas. De la pared cuelga un banderín con el himno nacional de Turquía, y junto a la ventana, en miniatura, la bandera de todos los pueblos turcos.

Los gagauzos son de origen turco, pero se diferencian de la mayoría de esa comunidad por su religión cristiana. Llegaron a estas tierras desde los Balcanes hace unos 200 años, junto con búlgaros y con el permiso del zar de Rusia.

"De entonces data nuestra inclinación hacia Rusia. El imperio zarista nos dio privilegios, especialmente en lo que se refiere a los impuestos", dice Topal. Agrega que hace muchísimos años que los gagauzos tratan de obtener cierta autonomía. Plantearon el problema, por primera vez, en tiempos del zarismo, en 1906, cuando durante dos semanas existió la República de Komrat. Luego lo hicieron en 1918 tras la revolución bolchevique y antes de pasar a formar parte de Rumania. Cuando en 1944, terminada la II Guerra Mundial, el territorio de nuevo se integró en la URSS volvieron a pedir la autonomía, pero siempre sin éxito.

La democracia

Con la llegada de la democracia renacieron las esperanzas de los gagauzos. Durante dos años y medio el Parlamento moldavo estuvo examinando su petición de autonomía pero, al fin, en el verano de 1990, dictaminó que el pueblo gagauzo no es un pueblo, sino un grupo étnico no autóctono, y no tiene derecho a vivir en el territorio que actualmente ocupa".

Las relaciones con Kishiniov llegaron a su punto más tenso a fines de octubre, cuando cerca de 100.000 voluntarios moldavos avanzaron contra Komrat y tuvieron que ser detenidos por los carros de combate de las tropas de la URSS. Fue en esta situación de asedio en que se realizaron las elecciones al Sóviet Supremo de la República Gagauza.

Topal es consciente de la debilidad de su república, una región netamente agrícola sin industrias. Producen vino, carne, tabaco y lana, pero todo lo venden sin procesar y, por ello, a precios muy bajos. Como no tienen banco, incluso el impuesto de compraventa va a ingresar a las arcas de Kishiniov. Topal considera que la principal tarea hoy es precisamente la creación de un banco gagauzo y la formación de su propio presupuesto.

Topal no cree posible negociar con los actuales dirigentes moldavos y planea para crear una federación con la otra región rebelde de Moldavia, la Repúbliea del Drniéster. A diferencia de ésta, que se considera socialista y soviética, los gagauzos han quitado estos adjetivos del nombre oficial de su república.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de marzo de 1991