Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jean-Pierre Desgeorges, destituido como presidente ejecutivo de GEC-Alsthom por sus negocios en España

El consejo de administración del consorcio industrial francés Alsthom decidió, en su última reunión, quitar todos los poderes ejecutívos de su filial GEC-Alsthom -firma compartida con la británica General Electric Company- a Jean Pierre Desgeorges. La causa del cambio de Desgeorges, que continuará ligado a la empresa como presidente del consejo de administración, ha sido la negativa evolución de las empresas ferroviarias que el consorcio adquirió en España y en las que él participó directamente, como han reconocido medios próximos a la firma. Fuentes del grupo francés, no obstante, manífestaron que no existía una relación tan directa.El nuevo hombre fuerte de GEC-Alsthom es Pierre Bilger, que orgánicamente ocupará el cargo de chief ejecutive office (presidente ejecutivo). El consejo de administración también dio a conocer la retirada de Robert Davidson como vicepresidente el próximo 21 de agosto. Su sustituto será KeIvin A. Bray, en representación -al igual que Davidson- de GEC. En las direcciones generales seguirán Paul Combeau -por Alsthom- y James Kronin -por GEC-.

La destitución, aunque, se la haya vestido con el ascenso a la presidencia del consejo de administración (una especie de presidencia de honor), ha estado precedida por una larga tensión en el seno del consorcio galo-británico por la complicación que ha tenido su desembarco en España. La primera decisión importante fue el cese de los máximos responsables de las filiales españolas, Eduardo Santos y José María Aldeanueva, el pasado 8 de febrero. Un mes después les ha sucedido Desgeorges, que ocupaba la presidencia desde hace ocho años y fue el encargado de la fusión con GEC.

Desgeorges y Santos fueron los principales artífices de la adquisición de las empresas Macosa y las públicas La Maquinista Terrestre y Marítima (MTM) y Ateinsa. El desembarco en España se hizo a tres bandas, de manera que GEC-Alsthom se quedó con el 55% de MTM y Ateinsa y el 70% de Meinfesa, una nueva empresa que se creó a partir de los activos de material ferroviario de Macosa. Esta empresa, controlada por la corporación financiera Cofir, se quedó con el otro 30%, porcentaje que también tiene de MTM y de Ateinsa. En estas dos empresas el INI mantiene un 15%.

El consorcio basó el futuro de esas empresas, muy maltrechas, en los contratos que recibiera de Renfe. Sin embargo, Renfe ha ido retrasando la decisión, motivo por el que Desgeorges retiró el plan industrial que tenía preparado para las mencionadas filiales españolas y amenazó (ver EL PAÍS de 10 de enero) con retirarse de España y cerrar sus filiales. Poco anles, los responsables de las filiales española pidieron al INI revisar el contrato de adquisición de MTM y Ateinsa alegando defectos de forma y un saneamiento incompleto.

La amenaza de Jean-Pierre Desgeorges originó reacciones muy duras entre responsables de Renfe y de la Administración española, además de los propios jefes naturales de Desgeorges, el grupo Alcatel que preside Pierre Suard.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de marzo de 1991