Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un coche bomba explota junto a la sede central de Construcciones y Contratas en Madrid

Un coche bomba con más de 30 kilos de explosivo y tornillería estalló a las 22.55 de ayer junto a la sede central de Construcciones y Contratas (Conycon), donde tienen sus despachos las hermanas Koplowitz. El edificio se halla en la confluencia de las calles de Federico Salmón y Torrelara, en Madrid. La explosión, que no causó heridos, aunque sí abundantes daños materiales, se oyó en varios kilómetros a la redonda. Portavoces de la empresa aseguraron no haber recibido amenazas. La policía sospecha de ETA como autora del atentado.

El vehículo, un Ford Fiesta blanco, tenía matrícula falsa de Barcelona (B-8 1 824Y), que correspondía a una furgoneta Citroën C-15. El automóvil había sido aparcado sobre las seis de la tarde en la calle de Torrelara, justo frente a un edificio de oficinas que construye Ferrovial. La explosión originó un boquete de dos metros cuadrados y rotura de techos y cristales en la sede de Conycon.Los equipos TEDAX de desactivación de explosivos rastrearon el lugar del atentado. Manuel Jiménez, portavoz de la Dirección General de la Policía, no pudo precisar anoche el tipo de explosivo utilizado. Sin embargo, sugirió veladamente una posible implicación del comando Barcelona de ETA. Minutos después del atentado la policía estableció controles en las carreteras de salida de Madrid.

El oficial del destacamento de bomberos desplazado al lugar aseguró haber visto una bombona de gas muy cerca del vehículo. Los servicios (le extinción tuvieron que apagar varios focos de fuego originados por la explosión.

La onda expansiva causó rotura de cristales en un la Dirección General de Informática Tributaría. También resultó afectada una dependencia del Ministerio de Cultura, situada en las inmediaciones.

Sin amenazas

Javier Hernández, portavoz de Conycon, aseguró a través de la reja del edificio siniestrado -situado en el número 13 de la calle de Federico Salmón- que su empresa no había recibido amenaza alguna y añadió que en dicho edificio tienen sus despachos Esther y Alicia Koplowitz, presidenta y vicepresidenta de Conycon, respectivamente. En el momento de la explosión tan sólo quedaban en las oficinas dos vigilantes. Hernández, finalmente, precisó: "No sabemos contra quién iba dirigido el atentado". Dicho portavoz, que afirmó que los daños no habían sido muy cuantiosos, sugirió la posible autoría de ETA.El pasado 28 de agosto, efectivos policiales detuvieron a dos personas, una de ellas encapuchada, que habían saltado la valla de una obra de Conycon en Vitoria para atentar contra ella. Los detenidos llevaban dos garrafas de gasolina, una bombona de butano, algodón y mecha. Responsables de Conycon desmintieron que esta empresa sea concesionaria de la autovía Irurzun-Andoáin, posibilidad que se había apuntado para explicar el atentado fallido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de marzo de 1991

Más información

  • El vehículo, con 30 kilos de explosivo, también dañó a edificios de Hacienda y Cultura