Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La flexibilidad de la CE impulsa la segunda fase de la Ronda Uruguay

Las negociaciones comerciales multilaterales de la Ronda Uruguay, interrumpidas tras el fracaso del pasado 7 de diciembre, volvieron a iniciarse formalmente ayer en Ginebra. "Esta vez contamos con todos los elementos necesarios para seguir adelante con las negociaciones" afirmó Arthur Dunkel, Director general del GATT (Acuerdo General sobre Comercio y Aranceles).Mientras que diciembre de 1990 era la fecha final de los cuatro años previstos para resolver las diferencias comerciales de los más de 100 participantes en la Ronda, en esta segunda fase no se han impuesto plazos de ningún tipo.

El impulso definitivo que ha permitido retomar las negociaciones ha sido la mayor flexibilidad mostrada la semana pasada por la Comunidad Europea en materia agrícola que aceptó el recorte de los subsidios domésticos y ayudas a las exportaciones y la rebaja de los aranceles. Éstos eran los principales obstáculos que impidieron el progreso de los acuerdos en la fase anterior.

Sin embargo, se mantienen todavía fuertes diferencias, incluso en agricultura, según advirtieron fuentes diplomáticas quienes consideran que "no hay posibilidad de que se llegue a un acuerdo en las próximas cuatro semanas".

Las conversaciones mantenidas hasta ahora pretendían llevar el libre comercio a la agricultura y servicios como la banca y el transporte, y reducir los aranceles en otros sectores para aumentar los intercambios comerciales y el empleo y rebajar los precios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 1991