Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad reconoce que los ascensores no se revisan en los plazos previstos

Rafael Huete Valcárcel, de 22 años de edad, murió el pasado miércoles aplastado por el ascensor que reparaba en la calle de Elvira, 18. Los bomberos tardaron una hora en rescatar el cadáver atrapado en el foso del elevador. Aún se desconocen las causas del accidente. Esta escueta información de la Policía Municipal, que eleva a 30 la cifra de muertos en estos accidentes desde 1975, arroja una sombra de duda sobre la seguridad de los 73.000 ascensores censados en la Comunidad de Madrid, cuya Dirección General de Industria reconoce que no se revisan en el plazo fijado de cuatro años.

En 1990 se inspeccionaron un total de 7.341 ascensores, una tarea delegada por la Administración a empresas privadas. Aunque sólo 74 aparatos elevadores fueron declarados fuera de servicio tras la revisión, debido a que presentaban graves fallos de seguridad, en 4.700 ascensores se observó algún tipo de deficiencia que no afectaba a su normal funcionamiento.Manuel Trocolí, jefe del ser vicio de Energía y Revisiones de la Comunidad de Madrid, asegura que su departamento inspecciona directamente, mediante técnicas de muestreo, el 30% de los nuevos ascensores instalados en la región y las reformas de cierta importancia.

Sin embargo, las revisiones períódicas las realizan las denominadas Entidades de Inspección y Control (Enicres), empresas privadas que no tienen relación con los fabricantes de ascensores y que han recibido autorización del Ministerio de Industria y Energía y de la Comunidad de Madrid.

Al margen de estas revisiones, las comunidades de vecinos deben contratar por su cuenta un servicio de mantenmiento para los ascensores instalados en sus viviendas. En función de la intesidad de uso de los aparatos, se incrementa la frecuencia de las inspecciones. En los ascensores denominados "de gran concurrencia", como en hospitales o centros oficiales, las revisiones deben efectuarse cada dos años.

En los edificios con más de cuatro pisos o 20 metros de altura, la revisión tiene que practicarse cada cuatro años, y en seis años para el resto de los ascensores.

Aunque desde el año 1980 todos los aparatos elevadores deben contar con una puerta en su cabina, todavía no se ha aprobado en Madrid la normativa que exija esta medida de seguridad en los camarines de los ascensores instalados con anterioridad a ésta fecha.

Otras comunidades autónomas, como Cataluña o la Comunidad Valenciana ya han puesto en marcha esta medida.

"En Madrid, simplemente recomendamos que se ponga una puerta, cuyo precio de instalación ronda las 350.000 pesetas, a la hora de realizar modificaciones en los ascensores", señala Manuel Trocolí.

93 accidentes

En los últimos 15 años se han producido en la Comunidad de Madrid 93 accidentes ocasionados por la falta de puertas en los ascensores, que provocaron 18 muertos y 75 heridos. Otros 22 percances se debieron a fallos en las cerraduras y se saladron con dos muertos y 17 heridos. Por otras causas (fallos de cables, problemas mecánicos) ocurrieron 68 siniestros, que arrojaron un balance de nueve muertos y 59 heridos.El responsable del servicio de inspección de la Comunidad de Madrid recuerda que en 1986 -cuando el Ayuntamiento de Madrid introdujo la obligatoriedad de los contenedores de basura con ruedas en las comunidades de vecinos- tuvo que difundir una circular para evitar los accidentes entre los porteros que trabajaban en los edificios.

En los ascensores instalados sin puertas, el contenedor actuaba como una lanza contra el cuerpo del portero que, inadvertidamente, se había situado al fondo de la cabina: el cubo le oprimía el pecho y le dejaba sin respiración hasta su muerte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de febrero de 1991

Más información

  • 30 personas murieron en aparatos elevadores en los últimos 15 años