Oriana Fallaci vuelve al frente

Oriana Fallaci, que ya no es una niña y que se había hecho famosa como reportera de guerra en Vietnam, primero, y, más tarde, en Oriente Próximo, autora de Insallah, que no es otra cosa que la historia de la guerra de Líbano tal como ella la vivió entre las bombas y los muertos, ha vuelto a la guerra.Tras un silencio absoluto de más de siete años en su casita de Nueva York, y después del éxito, de su última obra y de haberse hecho rica, Fallaci, la periodista quizá más odiada y amada del mundo y probablemente la más envidiada, no ha resistido la tentación y ha vuelto a vestirse con el caqui militar de esta nueva guerra, de la que, en su primer artículo, ayer, para Il Corríere della Sera, ha dicho que es "peor que la II Guerra Mundial". Y eso, porque, explica, "cuando silbaban las sirenas, se corría a los refugios, pero sin la máscara y sin la doble congoja de poder morir aflixiado, es decir, dos veces".

La sola noticia de que Fallací estaba en Riad, en pleno frente, ha sido ya en Italia un acontecimiento periodístico, hasta el punto de que ha sido la primera enviada entrevistada por los otros periodistas.

En su primer artículo, contó ayer su experiencia dentro de un avión de abastecimiento en vuelo, y también sus peripecias para colocarse la máscara y cómo no consigue hacerlo en el tiempo reglamentarío. "Poseer la máscara", escribe, "es ya un lujo; tenerla puesta, un tormento.

Anoche, la alarma sonó a las tres de la madrugada. Para vestirme empleé medio minuto, pero para ponerme la máscara necesité minuto y medio, y otros dos se me fueron en la tentativa inútil de ponerme el mono antiNBC.

En resumen, que necesité tres minutos y medio para ponerme, y mal, lo que el comité de la defensa civil aconseja hacer en cinco o, como máximo, nueve segundos".

Oriana confiesa que "el gran miedo", son los gases, y cita la confesión del general norteamerícano Richard Neil: "Sí, estamos preocupados por el Scud químico, porque es muy probable que nos caiga encima y no lo hemos afrontado nunca".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de febrero de 1991.

Lo más visto en...

Top 50