Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un no comunista, primer presidente del PDS italiano

Stefano Rodota fue elegido ayer presidente del Partido Democrático de Izquierda (PDS). Se trata de un afamado jurista, editorialista de La República, que nunca militó en el partido comunista.Rodota, diputado del Grupo de Izquierda Independiente, había participado en Ríminí, en el último congreso del desaparecido Partido Corriunista Italiano (PCI), sólo como externo, y ni siquiera piensa sacar el carné del nuevo partido que preside.

Stefano Rodota obtuvo en la votación de ayer más votos favorables como presidente que los que sacó Achille Occhetto como secretario.

El Consejo Nacional lo eligió ayer, en efecto, con 426 votos a favor de los 466 votantes; es decir, con un 91,6%.

El secretario Achille Occhetto subrayó ayer que la elección de Rodota como presidente del nuevo partido por él fundado revela mejor que ninguna otra cosa que se trata de verdad de un partido nuevo.

Así lo demuestra el hecho de que Stefano Rodota ni siquiera había militado jamás en el viejo y ya desparecido PCI.

El presidente del Partido Democrático de Izquierda añadió que significa también -teniendo en cuenta la trayectoria políticocultural del jurista, que tanto ha luchado siempre a favor de los derechos de los ciudadanos que el PDS quiere ser el "partido de los derechos", y que es también la demostración mejor de que la nueva organización busca la "cofundación" con otras fuerzas políticas que nunca habían militado en el viejo partido comunista.

No son floreros

A su vez, el nombramiento de Rodota como presidente del PDS es la mejor garantía de que los 53 externos que han entrado en el Consejo Nacional, y que provienen de diversas culturas y tradiciones políticas, no van a ser como un "florero" que dé lustre al nuevo partido, sino una parte fundamental del mismo al haber conseguido conquistar la presidencia del nuevo partido para uno de ellos.En opinión de Stefano Rodota, cuyo primer gesto ha sido el proponer a Glovanni Berlinguer, hermano del ex secretario comunista, para un cargo importante, la verdadera "constituyente" del recién nacido Partido Democrático de Izquierda "empieza ahora", y deberá ser juzgada en el próximo futuro sólo por sus frutos.

El flamante presidente añadió con orgullo: "Creo que nadie Podrá acusar al nuevo partido de haber usado las viejas alquimias de los partidos tradicionales para el nombramiento de su presidente, ya que llega de fuera del partido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de febrero de 1991