Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solchaga espera que la marcha de Guerra no afecte al grupo

El ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, aseguró ayer que las relaciones entre el Grupo Parlamentario Socialista y el Gobierno no se verán afectadas por la dimisión de Alfonso Guerra como vicepresidente del Gobierno. Solchaga, en el transcurso de una conferencia de prensa celebrada ayer en Madrid, en la que realizó un balance de la marcha de la economía en 1990, respondió con sumo cuidado a las cuestiones que afectaban a la dimisión de Guerra o a su permanencia en el Gobierno."Me atengo, y me abstendré de juzgar, las declaraciones de don Alfonso Guerra en Cáceres", aseguró Solchaga. Después extrajo de esas declaraciones la siguiente frase: "Creo que don Alfonso Guerra dijo que 'le pese a quien le pese, el PSOE ha apoyado, apoya y apoyará al Gobierno".Acuerdos

En opinión de Solchaga, el paso de Guerra a las labores del partido socialista "no va a cambiar la capacidad del Gobierno para llegar a acuerdos con los restantes grupos parlamentarios en la Cámara, o en cualquier otra cosa,, Como ejemplo de esos acuerdos destacó las actuales conversaciones sobre la reforma fiscal.

El actual ministro de Economía evitó pronunciarse sobre su eventual salida del Gobierno cuando, finalmente, la anunciada crisis lleve a una remodelación del Gabinete que preside Felipe González. A su juicio, la provisionalidad del actual equipo de Gobierno no afecta a las tareas de su departamento porque, dijo, "desde pequeño tengo asumido el sentido del deber y seguimos trabajando porque para eso nos pagan".

Poco antes de definirse como convencido asalariado, Solchaga afirmó que poco o nada importan sus deseos y opiniones ante la formación del futuro Gobierno. "Lo importante no son mis opiniones sino cuáles sean las del presidente del Gobierno", comentó.

Solchaga se refirió, también como respuesta a la insistencia de los periodistas, a la duración de la fase aguda de crisis del golfo Pérsico, ya que la ministra portavoz, Rosa Conde, ha asegurado que no se producirá la remodelación del Gobierno mientras dure esa fase aguda. "Espero, como cualquier ciudadano, que la fase aguda de la crisis sea lo más corta posible", comentó Solchaga. Con todo, puntualizó, no sólo es difícil predecir su duración sino definir exactamente cuál es el grado de esa agudeza de la crisis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1991