Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Sally Field

La actriz teme que su última película desate el odio hacia los iraníes en EE UU

La actriz norteamericana Sally Field teme que su última película, Not without my daughter, recientemente estrenada en Estados Unidos, pueda encender el odio hacia los ciudadanos iraníes y también a los árabes en un momento especialmente delicado por la guerra del Golfo La película está basada en la historia real de una mujer norteamericana casada con un médico iraní, que huyó de Irán junto a su hija de seis años tras el redescubrimiento del islam por parte de su marido y los sufrimientos que ello le acarreó.El filme, rodado en Israel y dirigido por Brian Gilbert, ya ha empezado a tener problemas en Estados Unidos. El día posterior a su estreno en Los Angeles, uno de los cines donde se exhibe la película tuvo que ser desalojado por una amenaza de bomba.

Sally Field, en una entrevista concedida en un hotel de Los Ángeles, dijo: "Si tienes que contar esta historia y es una historia real, ¿cómo no vas a decir las cosas que sucedieron si realmente sucedieron? Es una historia que merece la pena contar".

Sally Field interpreta el papel de Betty Mahmoody, la mujer norteamericana que conoce a Sayyed Mahmoody, un ciudadano iraní que llevaba viviendo 25 años en Estados Unidos y que es interpretado en la película por el actor británico Alfred Molina. Sayyed Mahmoody, un afectuoso marido y padre cariñoso, decide viajar a Irán en 1984 con su mujer y su hija para visitar a su familia. Una vez allí, Sayyed Mahmoody redescubre el islam y decide quedarse en su país natal. En una de las escenas más controvertidas de la película, Betty Mahmoody, que se vio obligada a colocarse el chador, es brutalmente golpeada por su marido, que le prohibió que su hija abandonara el país. Después de planear su fuga durante 18 meses, Betty Mahmoody y su hija, con ayuda de amigos iraníes, cruzaron la frontera de Irán en dirección a Turquía.

Sally Field no cree que su vida esté en peligro por el hecho de haber protagonizado esta película, como le ha sucedido al escritor británico Salman Rushdie a raíz de la publicación de su libro Los versos satánicos, que fue considerado blasfemo por los fundamentalistas islámicos. "No lo creo", contesta al periodista. "Nosotros no decimos nada blasfemo acerca de la religión islámica y, de hecho, hemos sido siempre muy respetuosos hacia ella. Creo que esto es lo importante". La actriz dice que la película trata de los extremistas en Irán en aquellos momentos y de su actitud hacia las mujeres y los occidentales en general. "Pero si hay algún héroe en esta historia, ellos son los iraníes que arriesgaron sus vidas para ayudar a la mujer y a su hija a escapar del país".

La actriz, que ha ganado dos premios de la Academia de Hollywood por su interpretación en Norma Rae y Un lugar en el corazón, dice que no ha querido tener ningún contacto con la verdadera Betty Mahmoody, que vive en Estados Unidos y que contó su experiencia en un libro en el que se ha basado la película. La autora del libro, que ha aprobado el retrato que de ella hace Sally Field, ha dicho: "Mi vida y la de mi marido no es única. Tengo cientos de cartas de personas que me han escrito diciendo que ellas han tenido la misma experiencia, que eso mismo les ha sucedido a ellas".

"Yo he querido que mi hija recuerde la vida anterior a nuestra llegada a Irán. Mi marido nos quería a las dos. Ahora mí hija me dice que le echa de menos. Yo, al principio, también", confiesa la verdadera Betty Mahmoody.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de enero de 1991