Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un capitán, ileso tras un atentado que destruyó su coche en San Sebastián

Un capitán del Ejército resultó ileso ayer en San Sebastián al no ser alcanzado por la explosión de una bomba que destruyó su automóvil. El artefacto había sido colocado por un comando de ETA bajo el vehículo del militar.

El atentado se produjo a las 7.05 en la calle de Aizpetia, próxima a la zona de viviendas de militares. El capitán Arias, de 35 años de edad, se encontraba junto a su coche, un Talbot Horizont SS-3569-T, cuando, después de haber dejado su abrigo en el asiento trasero del vehículo se accionó el sistema de la bomba. La explosión se produjo de abajo arriba y no causó ninguna herida al militar, al no haberse introducido éste en el vehículo.

La onda expansiva causó daños materiales a varios automóviles que se encontraban estacionados en la misma zona. El artefacto estaba compuesto por tres kilogramos de amosal y el método empleado fue similar al utilizado contra José Ignacio Lago, herido en San Sebastián el 10 de enero, al explotarle una bomba en su coche.

ETA justificó esa acción terrorista acusando al joven de traficar con drogas. José Ignacio Lago, de 20 años de edad, ha pedido a la citada organización "pruebas contundentes que avalen esa acusación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de enero de 1991