Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 20% de las instalaciones revisadas en 1990 por Gas Madrid tenían fallos

El 20% de las 100.000 instalaciones domésticas revisadas por Gas Madrid en 1990 presentaron deficiencias en su funcionamiento, lo que obligó a cortar el suministro de gas en el 2% de las ocasiones, según fuentes de la citada compañía. Estas inspecciones vienen realizándose sistemáticamente desde hace dos años. En 1991 está previsto revisar las conducciones de viviendas de los distritos de Chamartín, Tetuán, Ciudad Lineal, Moncloa y Latina.

Gas Madrid está obligada por ley a revisar anualmente el 25% de las instalaciones, tal como establece el Reglamento General de Gases Combustibles. Las conducciones domésticas de 20.000 usuarios inspeccionados en 1990 presentaron deficiencias, mientras que 400 familias tuvieron que permanecer días sin gas al revestir cierta gravedad el fallo encontrado. Durante 1989 se realizaron 119.000 inspecciones y fue cortado el suministro en 12.000 casos, según la compañía.Las mismas fuentes señalaron que la coincidencia en el tiempo del aumento de las inspecciones realizadas y de las operaciones relativas a la conversión al gas natural ha provocado ciertas confusiones y malentendidos entre los usuarios. De hecho, la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM) emprendió hace casi dos años una campaña contra estas inspecciones al entender que la compañía intentaba encubrir con las revisiones el proceso de reconversión a gas natural y hacer cargar a los usuarios con parte del coste del cambio de gas. Un total de 1.300 usuarios se negaron a abrir las puertas a los inspectores de la suministradora.

Subvenciones al cambio

Dado que el cambio de gas representa un coste importante, Gas Madrid y el Gobierno autónomo crearon un fondo destinado a financiar esta operación, con el fin de ayudar a los usuarios de baja capacidad adquisitiva. Las aportaciones públicas pueden alcanzar a cubrir el coste total de la reparación, en función de los ingresos de los solicitantes.Este acuerdo hizo posible también la creación de una oficina coordinadora del gas, que lleva concedidas desde su creación 2.502 solicitudes de subvención, y otras 1.358 están pendientes de tramitación.

Además, en 1990, Gas Madrid firmó convenios para gasificar el municipio de Algete y un polígono de 6.400 viviendas en San José de Valderas, inició el suministro de gas natural al hospital Ramón y Cajal y comenzó el montaje de los equipos de cogeneración del hospital Gregorio Marañón y de las nuevas instalaciones del Banco de España. Estas actuaciones supondrán suministros superiores a los 30 millones de termias al año.

Asimismo, y como consecuencia del cambio de titularidad y la entrada del Instituto Nacional de Hidrocarburos en el accionariado de Gas Madrid, incrementando así la presencia del grupo público que encabeza Repsol, las previsiones de inversión de la compañía madrileña han sido aumentadas hasta los 40.000 millones (10.000 más de los previstos inicialmente).

El desglose del plan de invensiones de la suministradora es el siguiente: 10.000 millones de pesetas para el desarrollo de la red de distribución, 7.000 millones para infraestructura de transporte, 11.000 millones para la renovación de la red y 12.000 millones de pesetas destinados a la conversión a gas natural.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de enero de 1991

Más información

  • El suministro fue cortado en el 2% de las casas inspeccionadas