El PNV y EE firmarán el jueves un acuerdo de gobierno para el País Vasco

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) tiene previsto suscribir el jueves el acuerdo básico de gobierno con Euskadiko Ezkerra (EE), tras la aprobación de su sontenido por los respectivos órganos de dirección de los dos partidos. Con posterioridad, reabrirá los contactos con el resto de las formaciones parlamentarias. Eusko Alkartasuna (EA) ha anunciado ya su negativa a participar en nuevas conversaciones hasta que el PNV y EE manifiesten públicamente su preferencia por un Ejecutivo nacionalista.

El acuerdo de los dos partidos está prácticamente cerrado, a falta de detalles que se estudiaron ayer en una reunión en Bilbao. Se trata de un documento de bases, según la comisión negociadora del primero, que estará abierto a modificaciones pero sin desvirtuar su orientación. El PNV insiste en su interés por incorporar al nuevo Gobierno a lo socialistas pero mantiene "abiertas e íntegras" las posibilidades de EA e incluso del PP.

La ejecutiva de EA anuncié el viernes por la noche su negativa a participar en nuevos encuentros hasta que los dos partidos del acuerdo básico opten por un Gobierno de corte nacionalista y dejen de negociar simultáneamente con todas las demás fuerzas políticas.

Para EA, no es correcto ni resulta lógico mantener abierta la negociación con partido tan dispares como el PP, el PSOE o ellos mismos cuando han trascurrido ya más de dos meses desde las elecciones.

Si el acuerdo básico no consigue incorporar a una tercera formación, algo que los peneuvistas consideran muy difícil, el partido mayoritario está dispuesto a gobernar hasta las elecciones municipales con 28 diputados, los 22 propios y los seis de EE, sobre un total de 75 en la Cámara. Los comios locales permitirían, según sa hipótesis, clarificar el panoama político y decantar un Ejecutvio más fuerte.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS