Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las centrales de cogeneración ahorrarán un 45% de energía consumida al INH

El Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH), principal accionista del grupo Repsol, se podrá ahorrar entre el 45% y el 50% del consumo eléctrico con las plantas de cogeneración -electricidad y vapor- que tiene previsto instalar en las refinerías de Repsol. Para coordinar este proyecto cuenta con una unidad operativa, que seguramente se convertirá en una empresa dependiente del INH.

Las inversiones previstas se elevan a 55.000 millones de pesetas. La unidad de coordinación ha estado valorando durante los últimos meses la rentabilidad del proyecto en cada uno de sus propósitos. Al frente de ella se encuentra el vicepresidente del INH, Víctor Pérez Pita, ex secretario general de la Energía. El punto fuerte de su tarea se ha centrado, además de analizar la rentabilidad, en homogeneizar las distintas instalaciones bajo un mismo modelo para aprovechar las economías de escala.En ese sentido hay que tener en cuenta que cada refinería tiene distintas características y que algunas ya cuentan con calderas u otros elementos que facilitan la instalación de una planta de cogeneración. Con la cogeneración, las refinerías pueden producir al mismo tiempo el vapor que necesitan para hacer funcionar las turbinas y, con ello, energía eléctrica. Por ello, las refinerías tienen que contar con calderas y un turbo generador y otro expansor de la energía.

El INH ha homogeneizado los grupos generadores, que tendrán una potencia de 38 megavatios. Tiene previsto contar con varios grupos en cada refinería, según el tamaño. Las refinarías de Repsol Petróleo tendrán las siguientes capacidades: Puertollano tendrá tres grupos (11,4 megavatios); La Coruña, dos (76 megavatios); Cartagena, dos (76); en Tarragona no se ha decidido todavía si serán dos o tres. La refinería de Somorrostro de Petróleos del Norte (Petronor), en la que Repsol tiene el 89% del capital, tendrá dos grupos.

Según este esquema, en total contará con una potencia instalada de 342 ó 380 megavatios. No obstante, es posible que se amplíe si se decide incorporar la refinería de Repsol Química y alguna planta de la Empresa Nacional del Gas (Enagas). Con ellas, podría acercarse a 500 megavatios. En cualquier caso, cada refinería podrá ahorrarse entre el 45% y el 50% de la energía que consume, que es el objetivo básico de la cogeneración.

La inversión prevista depende de la refinería y del desarrollo que se haya hecho anteriormente. De cualquier forma, se estima una inversión media de 110 pesetas por kilovatio instalado, lo que eleva la total a unos 55.000 millones de pesetas si se llega a los 500 megavatios. Si no entran Repsol Química y Enagas se limitaría a unos 42.000 millones de pesetas. Las inversiones y gestión estarán centralizadas en la unidad que dirige Pérez Pita.

Esta posibilidad se explica por la importancia que tienen este tipo de plantas para el sistema, ya que, una vez suministrada la energía necesaria a la propia planta, vierte el resto a la red para su reparto a otros consumidores. Eso permite que esas unidades, además de conseguir ahorrar gastos, tengan unos ingresos y que se explique el sentido de atomizar empresas. Según fuentes del INH, seguirían dependiendo de la sociedad originaria centralizada en el Instituto.

La constitución de estas unidades de cogeneración han sido especialmente impulsadas por el Ministerio de Industria, que cuenta con este sistema para mejorar la eficiencia, la calidad y la mejora de la capacidad existentes. La decisión del INH servirá de ejemplo para otras empresas con procesos industriales que pueden aprovechar sus procesos para generar también electricidad. La cogeneración está contemplada como un plan específico para el futuro eléctrico. No obstante, no se incluye entre las nuevas necesidades de potencia -estimada en unos 7.500 megavatios- al considerarse como ahorro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 1990

Más información

  • El plan de implantación alcanzará una inversión de 55.000 millones