Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Havel y González negociarán la supresión de visados y el fomento de las inversiones

El presidente checoslovaco, Vaclav Havel, inicia hoy su primer viaje a España. Havel y su séquito, del que forman parte los titulares de Exteriores, Economía y Planificación Económica, Jiri Dienstbier, Vladimir Diovhy y Pavel Hoffman, suscribirán durante su estancia acuerdos sobre mutua supresión de visados, fomento y protección de inversiones y un protocolo de consultas en caso de crisis entre ambos ministerios de Asuntos Exteriores.

Apalabrada para la primavera y aplazada a causa de una indisposición de Havel, su actual visita a España ha sido decidida casi en el último momento, por lo que parece improbable que se pueda concretar una ayuda económica española, aunque Checoslovaquia es el país del Este con la situación más saneada.La visita carecerá, muy, a pesar de Havel, de los actos culturales cancelados a última hora para que el célebre dramaturgo pueda dedicarse de lleno a las actividades protocolarias de una visita de Estado, como una cena de gala o una recepción en el Pardo, y a reuniones con hombres de negocios, que le aburren solemnemente.

En sus tres días de estancia en España, el que fue hace un año el primer jefe de Estado no comunista de un país del Pacto de Varsovia tenía previsto en un principio hacer una excursión a Toledo, recorrer el Museo del Prado, ser nombrado por el rector Gustavo Villapalos doctor honoris causa de la Universidad Complutense de Madrid y mantener una tertulia con estudiantes.

"En aras a profundizar el diálogo político y a estrechar nuetras relaciones económicas hemos tenido que suspenderlo todo", comentó un diplomático checoslovaco. Havel, de 54 años de edad, podrá, sin embargo, resarcirse un poco en Barcelona, donde tiene previsto visitar el jueves la Sagrada Familia y la Casa Milá, dos obras del arquitecto Gaudí, del que es admirador.

Havel, que no mostró ningún interés por ver el anillo olímpico, se someterá en Barcelona a las exigencias del protocolo; almorzará en el Palau de la Generalitat y su anfitrión será el presidente Jordi Pujol.

PavIa Resnikova, de 46 años de edad, actual embajadora en Madrid de lo que se llama ahora la República Federativa Checa y Eslovaca, es una de las personas que han contribuido a interesar a Havel por Gaudí. Resnikova tenía sobrados motivos para conocer al prestigioso arquitecto. Estaba casada con el cineasta catalán Juan Acarín Tusell, a cuyo lado aprendió el catalán y adquirió también la nacionalidad española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 1990

Más información

  • El presidente de Checoslovaquia llega hoy a Madrid