Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACCIDENTE MORTAL EN EL GOLFO

Un accidente a bordo de la 'Numancia' origina la primera muerte de un marinero español en el Golfo

El cabo primero profesional Ignacio Romero Romero, de 22 años, destinado en la fragata Numancia, que participa en el bloqueo a Irak en aguas del estrecho de Ormuz, falleció a primera hora de la madrugada de ayer como consecuencia del golpe que recibió en la cabeza con el lanzador de misiles del buque durante unos ejercicios. La primera muerte de un marinero español desde que se inició la crisis del golfo Pérsico fue lamentada en España por todas las fuerzas políticas. Desde Portugal, el presidente del Gobierno, Felipe González, pidió que no se hicieran "interpretaciones torcidas" de la misma.

Según la nota oficial del Ministerio de Defensa, el marinero "sufrió un fuerte impacto en la cabeza cuando realizaba una verificación técnica del sistema lanzador de misiles" de la Numancia, a las 1.35 de la madrugada de ayer hora local (22.35 del martes en España). Ignacio Romero, "que estaba de servicio en la consola de control del sistema de misiles, salió de este recinto dirigiéndose al lanzador, donde resultó accidentado a consecuencia previsiblemente del movimiento del mismo".El Ministerio de Defensa no ha explicado la razón por la que el joven abandonó la consola de control del lanzador de misiles y se acercó al mismo, sin respetar las normas de seguridad, lo suficiente como para resultar accidentado al ponerse en movimiento. Algunos expertos opinan que el marinero debió observar alguna anomalía en el funcionamiento del lanzador y por esa razón se acercó a examinarlo.

Ignacio Romero ingresó en la Marina en 1986 y, a lo largo de un año, realizó un curso de artillería en la escuela de la Armada de San Fernando (Cádiz). Antes de incorporarse a la Numancia, en agosto de 1989, estuvo destinado en la fragata Santa María, del mismo tipo que aquella, por lo que conocía a la perfección el sistema que tenía a su cargo en el momento del accidente.

La nota oficial señala que el comandante del buque, Marco Franco, "ha abierto la reglamentaria información técnica para averiguar las causas" de la muerte "y ha sido designado un juez encargado del caso que se desplazará inmediatamente a la zona". El Ministerio de Defensa ha desmentido con toda rotundidad la versión facilitada por el secretario la Embajada española en Riad, Francisco de Asís Benítez, en el sentido de que se había producido una explosión en el barco, lo que ha valido una amonestación a dicho funcionario.

El capitán de fragata Guillermo Herrero, agregado naval español en Emiratos Árabes Unidos (EAU), señaló que el joven pudo ser golpeado por el retroceso de la carga empleada para disparar los misiles inertes que se utilizan en los ejercicios y precisan de una carga auxiliar para su propulsión, informa Enric González, desde Darhan (Arabia Saudí).

El marinero fue atendido por el médico del buque, quien ordenó que fuera inmediatamente trasladado, a bordo de uno e los dos helicópteros con que cuenta la fragata, al puerto de Abu Dhabi (EUA), el más próximo a la zona. Cuando llegó al hospital central de dicha ciudad, tras unos 40 minutos de vuelo, los médicos sólo pudieron certificar su fallecimiento a causa de un "traumatismo craneoencefálico"

Repatriación del cadáver

El embajador español en los emiratos, Aurelio Pérez Giralda, inició ayer por la mañana los trámites para la repatriación del cadáver ante las autoridades de dicho país. Aunque un avión estafeta del Ejército del Aire español, un CN-235, se encontraba ayer en Dubai (EAU), Pérez Giralda señaló que probablemente el féretro sería transportado hoy a España mediante un vuelo regular, para evitar que se retrasara el traslado. Defensa indicó a media tarde que los restos de Ignacio Romero llegarán el sábado a San Fernando (Cádiz), de donde era originario, en cuyo hospital militar se instalará la capilla ardiente. A los funerales, que se celebrarán ese mismo día, no está prevista la asistencia del ministro de Defensa, Narcís Serra. El estado de ánimo de los tripulantes era ayer, según indicó el embajador Pérez Giralda tras hablar con el comandante del buque, de consternación por la muerte del cabo primero. Este sentimiento se veía agravado, en el caso de los familiares de los marineros, por la consiguiente preocupación, según dijo en Barcelona la madre de uno de ellos, Isabel Lobé, quien volvió a criticar a Defensa por no facilitarles información. Un portavoz del citado departamento, que acompañó ayer a Serra a una reunión de la OTAN celebrada en Bruselas, aseguró que los familiares del marinero tendrán derecho a percibir el seguro especial que desde el 1 de enero próximo cubrirá los accidentes ocurridos durante el período de instrucción militar, informa Efe.

La Numancia navegaba ayer hacia Abu Dhabi, donde mañana por la tarde está previsto que sea visitada por una delegación de parlamentarios españoles, encabezada por el presidente del Senado, Juan José Laborda. Los representantes de las dos cámaras se trasladarán posteriormente a Hurgadha (Egipto), para reunirse con las tripulaciones de las dos corbetas. Los parlamentarios expresaron ayer su condolencia por el suceso, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de diciembre de 1990

Más información

  • El cabo profesional Ignacio Romero se golpeó en la cabeza con el lanzador de misiles