Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Delmiro de Caralt, fundador de la biblioteca de cine más importante de España

La noche del pasado miércoles falleció en Barcelona Delmiro de Caralt, veterano realizador cinemafotográfico aficionado, fundador de la biblioteca de cine que lleva su nombre y hombre largamente empeñado en la difusión del séptimo arte en Cataluña. Nacido en la capital catalana en 1901, hijo de una acomodada familia con intereses en la industria textil, el futuro cineasta se dedicó desde 1920 a los negocios familiares. Cuatro años más tarde comenzó, sólo por afición, lo que sería el núcleo de su colección bibliográfica, que andando el tiempo había de convertirse en la biblioteca privada de libros especializados en cine más importante de España.Desde comienzos de la década de 1920, De Caralt, que participaba activamente en la vida social del Centre Excursionista de Catalunya, realizó en el seno de dicha institución la mayor y más reputada parte de su producción de cine aficionado, documental y de ficción, que le ocupó esporádicamente de 1925 a 1964. Muchos de sus filmes (Montserrat, Tamariu, La dansa més bella, El reporter mecánico, Memmortigo?) fueron proyectados con éxito en festivales extranjeros.

Miembro de la Unión Internacional del Cine Amateur, ocupó varios cargos en este organismo e impulsó la aparición de publicaciones relacionadas con su ámbito de interés, como Cinema Amateur y Otro Cine.

En 1972 hizo donación a la Fundación Mediterráneo de su ya entonces importante biblioteca especializada, que incluía también fototeca, una colección de carteles, una de las hemerotecas mejor surtidas de España y un interesante conjunto de aparatos precinematográficos. De Caralt siguió al frente de la biblioteca prácticamente hasta sus últimos días.

Condecorado con la medalla al mérito de la Diputación de Barcelona, la medalla de oro de la Unión Internacional de Cine Amateur (Unica), el premio extraordinario de cinematogralia de la Generalitat y la Creu de Sant Jordi, De Caralt, que siempre se opuso a fusionar su biblioteca con la del servicio de Cinematografía de la Generalitat, fue no obstante uno de los responsables de la creación del patronato que, constituido por la Fundación Mediterráneo, el Departamento de Cultura y su familia, gestiona desde 1985 la biblioteca, que el próximo año se abrirá al público en los antiguos locales del Servicio de Cinematografía, en Rambla de Catalunya, 81.

Los restos mortales de De Caralt recibieron sepultura ayer en Montjuïc.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de diciembre de 1990