El alcalde de San Sebastián de los Reyes, abandonado por todos los ediles de su grupo

MARISOL CASTRO Los tres concejales socialistas que apoyaban desde que comenzó la crisis al alcalde de San Sebastián de los Reyes, Adoldo Conde, le abandonaron ayer en dos ocasiones en las que el regidor votó mociones presentadas por los grupos de la oposición, Partido Popular y Grupo Mixto, durante el pleno municipal de esta localidad. El alcalde había recibido ya en su domicilio una carta del secretario de organización del PSOE, Txiki Benegas, en la que se le comunicaba la suspensión provisional de militancia hasta la reunión del comité de conflictos.

Ante esta situación, Conde manifestó al término de la sesión su intención de seguir gobernando y solicitó el apoyo de todos los grupos políticos, incluido el propio partido socialista.Los tres concejales del PSOE, José Luis Guindo, Manuel Arroyo y Felipa Arroyo, han apoyado al alcalde en todas sus decisiones desde que éste firmara los decretos de destitución de cuatro ediles el pasado 4 de septiembre por el cual sus atribuciones y concejalías dentro del equipo de gobierno se vieron considerable mente incrementadas. La postura de los concejales socialistas, según fuentes cercanas a Conde, se debe a un aviso recibido desde la ejecutiva de la Federación Socialista Madrileña (FSM) por el que se pedía a todos los miembros socialistas que mantuvieran la disciplina de grupo. Sin embargo, tras la suspensión de militancia de Conde, esta actitud parece haber cambiado.

Adolfo Conde recibió ayer en su domicilio particular una carta firmada por el secretario de organización del PSOE, Txiki Benegas, en la que se le comunicaba oficialmente la decisión del comité federal del partido de suspenderle provisionalmente de militancia hasta que se reúna el comité de conflictos. Este órgano, según pudo saber EL PAfS7se reunirá en un plazo máximo de 15 días.

El primer pleno desde que comenzó la crisis se celebró ayer y contó con 20 puntos en el orden del día. La sesión, que había levantado una expectación fuera de lo corriente y a la que acudieron más de 200 personas, fue tranquila y todos los grupos de la corporación mantuvieron una exquisita discreción. Esta actitud no era precisamente la esperada.

El Grupo Socialista pidió una vez más al hasta ahora alcalde socialista Adolfo Conde que retirara el conflictivo decreto, a lo que el alcalde contestó: "Ya es demasiado tarde para eso".

El portavoz del Grupo Socialista, Agustín Sacristán, señaló que ante la situación creada en el Ayuntamiento, el grupo seguirá las directrices del partido y continuará actuando normalmente, tal como hizo ayer en el pleno, desautorizando en dos ocasiones al alcade.

Sacristán no quiso pronunciarse ante la posibilidad de que el alcalde destituyera de sus cargos a los concejales socialistas para dar las concejalías a la oposición y gobernar con ella, y negó que se pensara de momento en presentar una moción de censura contra Adolfo Conde. Aunque señaló que Conde seguía perteneciendo al PSOE, negó a éste el acceso a una reunión que, previa al pleno, celebró el Grupo Socialista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS