Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ex esposa de Juan Guerra murió ayer en Sevilla tras sufrir un derrame cerebral

La ex esposa de Juan Guerra, Angeles López Rubio, de 43 años, falleció a las doce de la mañana de ayer en el hospital Virgen de¡ Rocío, de Sevilla, como consecuencia de un "paro cardiaco producido por una hemorragia cerebral subaracnoidea", según confirmó a este periódico un portavoz de centro sanitario. Ángeles López, quien se separó legalmente del hermano del vicepresidente del Gobierno en julio de 1987, permaneció casi 24 horas en coma neurológico desde que le sobrevino la hemorragia en las dependencias del hospital.

Carmelo Gallardo, portavoz del hospital Virgen del Rocío, donde a mediodía de ayer acudieron familiares de la difunta y algunos socios de Juan Guerra, informó que Ángeles López había ingresado a primera hora del domingo en un centro sanitario de Camas (Sevilla) aquejada de una "pérdida de memoria". "Poco después, sobre las siete de la mañana, fue trasladada al Virgen del Rocío, donde le sobrevino el derrame cerebral", agregó.Gallardo negó que la muerte de la ex esposa de Juan Guerra hubiese sido consecuencia de una sobredosis de tranquilizante, como se había especulado. "Ángeles López ha muerto como consecuencia de la hemorragia cerebral y del posterior paro cardiaco, y nada más", señaló el portavoz del centro hospitalario.

Juan Guerra, quien en los últimos meses había cruzado con su ex mujer numerosas descalificaciones a través de diferentes medios de comunicación, acudió al hospital en la noche del domingo acompañado de varios de sus hijos, entre ellos el mayor, Juan, quien minutos antes de producirse la muerte de su madre había declarado a la cadena SER: "Justifico todo lo que ella ha hecho contra mi padre porque nunca supo admitir la separación".

Angeles López Rubio, quien actualmente vivía con sus tres hijos menores, Julián, Daniel y Angel -de 13, 10 y siete años, respectivamente; los dos mayores, Juan y Emilio, vivían con su padre- jugó un papel fundamental en el inicio de lo que posteriormente se conocería como el caso Guerra.

Mantuvo dos conversaciones telefónicas con Juan Luis Muriel, entonces presidente provincial del PP de Sevilla, quien le organizó una cita con el secretario general del partido en Andalucía, Juan de Dios Martínez, con quien se entrevistó en una cafetería de Sevilla. A Juan de Dios Martínez le enseñó diversos documentos comprometedores para su marido, pero no le permitió quedarse con ellos, ya que insistió en entregárselos personalmente a Manuel Fraga, cosa que hizo poco después.

Noviazgo

En su libro Yo, el hermano, recientemente publicado, Juan Guerra hace referencia a su ex mujer: "Ella, por despecho o por la razón que sea, ha dado carnaza a quienes acribillan a sus hijos, a quienes buscan nuestra ruina. Fue un error casarme con ella. Nuestro noviazgo se apoyó en la atracción, el sexo y en algo de amor".

Juan Guerra visitó ayer la capilla ardiente donde reposan los restos de su ex esposa, para lo cual burló la vigilancia de los numerosos informadores. Los hermanos del vicepresidente Antonio y Adolfo, que también se ha visto implicado en actividade presuntamente irregulares, visitaron, asimismo, la capilla ardiente.

Las malas relaciones del matrimonio llevaron en una ocasión a la ex mujer a presentar ante el juzgado de guardia una denuncia de malos tratos contra Juan Guerra, quien fue condenado a tres días de arresto por "golpear a su esposa con la intención de producir un mal en su persona". Angeles López será enterrada hoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de octubre de 1990

Más información

  • Ángeles López Rubio se había separado legalmente en 1987