Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex diputado, herido en el incendio de un gimnasio en el piso 29 de Torre Europa

Un ex diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Luis Fernando Medrano Blasco, resultó herido ayer en el incendio declarado en la sauna del gimnasio Corona de la Torre, situado en la última planta de Torre Europa, un rascacielos de 29 pisos ubicado en pleno paseo de la Castellana. Unas hojas de eucalipto arrojadas sobre las vasijas de vapor de la sauna o un cortocircuito, según la versión de algunos testigos o la hipótesis inicial de los bomberos, provocaron el fuego, que obligó a huir en paños menores a unos 40 gimnastas que sobre las ocho de la tarde hacían ejercicio en las instalaciones deportivas. Las llamas fueron contraladas en media hora por los bomberos, aunque el edificio fue desalojado totalmente.El fuego se originó en la sauna de caballeros del selecto gimnasio de la cadena Votre-Ligne -frecuentado por artistas, políticos, toreros y personalidades del mundo financiero-, un habitáculo totalmente de madera. Las primeras llamaradas afectaron al ex dipuado, que fue trasladado al hospital de La Paz con quemaduras en la espalda y en los brazos de pronóstico leve.Una mujer cliente de la instalación aseguró que en el momento de originarse el incendio comenzaron a escucharse golpes y gritos procedentes de la zona de saunas, situada en el ala del edificio que mira hacia Torre Picasso.La moqueta plástica se incendió y toda la planta se llenó de humo. Los clientes del gimnasio dudaron un instante antes de huir, ya que, según corroboraron algunos de ellos "no sonó ni una alarma, no se puso en funcionamiento el sistema de apagafuegos".El fuego, que reventó los cristales de la torre y salió al exterior, fue avistado por numerosos ciudadanos desde distintos puntos de la ciudad.

Pasa a la página 2

El rascacielos tuvo que ser totalmente evacuado

Viene de la página 1Los bomberos atacaron el fuego desde la propia planta 29, ya que, según uno de los técnicos del cuerpo, únicamente se utilizó el agua del propio edificio. Este técnico afirmó anoche que el sistema de seguridad funcionó perfectamente y que el incendio no llegó a mayores debido a la compartimentación (aislamiento entre salas) del edificio.

A las 20.30 horas, la planta baja de la Torre Europa ofrecía un aspecto esperpéntico. La mayoría de los deportistas que se vieron sorprendidos por el fuego, no tuvieron tiempo de vestirse, por lo que los bomberos que organizaban las tareas de extinción se movían entre chicas guapas y rubias que únicamente vestían mallas, ejecutivos en pantalón corto y camiseta y yuppies en chándal. Además, varias personas se tapaban únicamente con una toallita, ya que tuvieron que salir corriendo de las saunas me dio desnudos. La Cruz Roja distribuyó mantas térmicas entre los afectados. Luis Fernando Medrano ya había sido trasladado a La Paz. La primera medida de precaución fue la completa evacuación del rascacielos. La calle, en cambio, estaba repleta de curiosos ante el coloso en llamas.

Daños materiales

Como consecuencia del incendio se desprendió el falso techo del gimnasio y las canalizaciones de calefacción y aire acondicionado quedaron parcialmente destruidas. El abundante agua utilizada mermo la resistencia del suelo de la instalación deportiva, por lo que los bomberos recomendaron, tras sofocar el fuego, que nadie subiera al piso 29.El citado técnico de los bomberos manifestó que en el momento de atacar las llamas ya disponían de un detallado plano de las instalaciones. Esta misma fuente precisó que hace algunos meses se había realizado un simulacro de emergencia en el rascacielos. No obstante, no pudo precisar el origen del fuego y remitió al posterior informe de la compañía aseguradora.

El concejal de Seguridad, Fernando Bocanegra, dijo que los bomberos habían utilizado por primera vez el plan telemático que permite disponer en el acto de datos sobre la estructura del edificio y vías de evacuación. El alcalde, Agustín Rodríguez Sahagún, visitó el lugar del siniestro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 1990

Más información