Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tropas de EE UU se marcharán de Torrejón antes de septiembre de 1991

El anuncio hecho el martes por el secretario de Defensa norteamericano, Richard Cheney, de que EE UU suprimirá o reducirá sus operaciones en la base de Torrejón de Ardoz (Madrid) y otras instalaciones militares españolas supone "un adelanto de los plazos previstos" en el convenio bilateral, según un portavoz del Ministerio de Defensa.

El actual convenio defensivo prevé que Estados Unidos retire la práctica totalidad de sus efectivos en Torrejón de Ardoz (Madrid), encabezados por los 72 cazas F-16 del Ala 401 de la USAF, antes de mayo de 1992. Igualmente, el convenio prevé el traslado de los cinco aviones cisterna ubicados en Zaragoza a la base aérea de Morón (Sevilla) y la retirada del destacamento de rescate aéreo. También, según el convenio, deben pasar a manos españolas la estación de Estartit (Gerona), la de Guardamar (Alicante), el depósito de municiones y petróleo de Cartagena (Murcia) y la estación meteorológica y sismológica de Sonseca (Toledo).Estas instalaciones fueron, precisamente, las mencionadas por Cheney, quien citó también la urbanización de Encinar de los Reyes (Madrid), en la que residen la mayor parte de los militares norteamericanos destinados en Torrejón. El anuncio acota, sin embargo, el periodo de tíempo en que se realizará la evacuación, ya que el convenio sitúa el límite máximo en sus tres primeros años de vigencia, mayo de 1992, mientras que el secretario de Defensa dijo que la evacuación se realizaría en el próximo año fiscal norteamericano, que va del 1 de octubre de este año al 31 de septiembre de 1991.

Visita de Cheney a Madrid

Las modalidades de la retirada serán tratadas el viernes en Madrid por el propio Cheney, quien se entrevistará con su colega Narcís Serra y con el presidente del Gobierno, Felipe González, y será recibido en audiencia por el Rey. La visita del secretario de Defensa norteamericano estaba prevista para el pasado mes de julio, inmediatamente antes de la cumbre extraordinaria de la OTAN en Londres, pero los problemas de agenda de Cheney obligaron a aplazarla. La situación del golfo Pérsico y la intervención militar. occidental serán ahora uno de los ejes básicos de las conversaciones que el responsable de Defensa de EE UU mantenga en Madrid.La retirada de las fuerzas norteamericanas de Torrejón no supondrá el cierre de la base, ya que el Ejército español del Aire la seguirá utilizando, incluso potenciada. Dicha retirada tampoco impedirá que en el futuro se utilice la base para el traslado de tropas de los EE UU a una zona de conflicto, como está sucediendo en las últimas semananas con motivo de la crisis del Golfo.

La salida de los efectivos norteamericanos de Torrejón será total, mientras que la actividad de Zaragoza se verá reducida al mínimo. Por el contrario, continuará la presencia militar de los EE UU en las bases de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla); así como las estaciones de comunicaciones de Estaca de Bares, Humosa, Inoges, Menorca y Soller.

El anuncio de la fecha de retirada de los F-16 se produce antes de que el Congreso de EE UU apruebe los fondos para adecuar la base de Crotone (Italia), donde está previsto instalarlos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de septiembre de 1990