Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cabo Rosa no hará declaraciones "para evitar nuevos arrestos"

El cabo Manuel Rosa Recuerda, impulsor del Sindicato Unificado de la Guardia Civil (SUGC), liberado el sábado, no hará más declaraciones "para evitar nuevos arrestos", según declaró ayer su mujer, Carmen Romero. Manuel Rosa estuvo encarcelado en la prisión de Alcalá de Henares durante los últimos seis meses, en condiciones semejantes a las de un secuestrado, siempre según su mujer. El cabo excarcelado ha interpuesto dos recursos ante el Tribunal de Estrasburgo, uno sobre el hábeas corpus, y el otro sobre el carácter militar del instituto armado. Rosa se encuentra desde ayer en su domicilio sevillano.

Desde que fuera arrestado el 20 de septiembre de 1986 mientras estaba en compañía de su abogado en un céntrica cafetería de Sevilla, el cabo Manuel Rosa Recuerda, asignado a la comandancia de Montequinto de la capital andaluza, ha cumplido más de cuatro años de arresto, repartidos entre los calabozos de las comandancias de Montequinto y Eritaña, en Sevilla; el castillo de Santa Catalina, en Cádiz, y la prisión militar de Alcalá de Henares, en Madrid.Los recursos que el guardia civil tiene interpuestos ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo tienen su origen en dos pronunciamientos del Tribunal Constitucional: uno, sobre un fallo del alto tribunal del mes de diciembre de 1989, que no reconocia el derecho al hábeas corpus a los integrantes de la Guardia Civil, y el segundo, contra un pronunciamiento del Constitucional que decía que es la sala V del Tribunal Supremo (sala de lo militar) la que debe debe entender los contenciosos concernientes a la Guardia Civil.

Afección reumática

Además, Rosa Recuerda espera la tramitación del recurso de amparo 871/90 del Tribunal Constitucional sobre la legalidad del Unión Democrática de la Guardia Civil (UDGC), -otra de las asociaciones impulsadas por el cabo- asociación de carácter social, cultural y profesional, según rezan sus estatutos.El cabo Rosa Recuerda, quien ejercía labores de especialista fiscal en el muelle de Sevilla hasta 1986, se encuentra en la actualidad en situación de baja médica debido a una afección reumática, que en ocasiones le impide moverse, provocada por su prolongada estancia en condiciones "infrahumanas", según su mujer, en los calabozos de las comandancias de Montequinto y Eritaña, en Sevilla, y la prisión militar de Santa Catalina, en Cádiz.

Carmen Romero afirmó también que la prisión de su marido se asemeja más a un secuestro que a un encarcelamiento normal, ya que "no le permitían llamar por teléfono desde la prisión militar de Alcalá de Henares". La mujer del Guardia Civil dijo que no le anunciaron la puesta en libertad de su marido. El cabo, que deberá de presentarse el próximo lunes ante el juez togado militar en la Capitanía General de Sevilla para conocer cuál es su situación, es hijo de guardia civil y también tiene dos hermanos en el instituto armado.

El diputado de Izquierda Unida (IU) Antonio Romero declaró que la puesta en libertad del cabo es una buena noticia aunque sigue pendiente la sindicación en el citado cuerpo, informa Europa Press. El diputado aseguró que Rosa "ha dado un ejemplo de coraje". Esta situación, "le ha dado una imagen enorme de dureza a la democracia española".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 1990

Más información

  • Su esposa denuncia la situación de "secuestro" en la cárcel