Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García Santesmases duda que Solchaga pueda encabezar un sector del partido

El portavoz de la corriente del PSOE Izquierda Socialista (IS), Antonio García Santesmases, calificó ayer de "extraordinariamente desacertada" la división del partido socialista hecha por el ministro de Cultura, Jorge Semprún, entre un componente de "oportunistas de izquierda" (el sector guerrista) y otro socialdemócrata y moderno, en el que militaría, entre otras personalidades, el ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga.En este sentido, García Santesmases puso en duda que Solchaga tenga capacidad para articular un discurso político propio y encabezar una tendencia definida del partido en el 32º congreso del próximo mes de octubre. En su opinión, los debates congresuales van a polarizarse entre 1a mayoría, de la que siempre se ha reclamado Solchaga", y una cierta ala izquierda representada por IS y algunos componentes del PSC, de la Federación Socialista Madrileña (FSM) y del mundo sindical, que reclamará una mayor sensibilidad socialista."Las diferencias entre una cultura de aparato y lo que se percibe desde un ministerio", dijo, "no agotan el debate dentro del partido". Lo que necesita éste, según García Santesmases es abrirse a las posiciones de izquíerda, "porque la derecha que representan los señores Solchaga y Semprún ya está participando en sus órganos de dirección".El diputado por Huesca, que intervino en la Escuela de Verano del PSOE en Galapagar (Madrid), añadió que sólo compartía con Semprún la idea de que no es bueno forzar una síntesis en el partido sin dejar que se hayan expresado antes todas las opciones. En cambio, discrepó de que pueda considerarse un acierto la política que condujo a la huelga general del 14-D o la entrada en la OTAN.

No partido único

Por otro lado, García Santesmases ve posible que se produzca la confluencia de un sector de los comunistas con el socialismo democrático, siempre que el PSOE destaque su carácter plural a través de la existencia de corrientes de opinión. A pesar de ello, estima que "no se irá a un fenómeno de partido único de la izquierda", ya que seguirán existiendo grupos comunistas con su propia identidad.Quien sí apostó por el PSOE como "casa común" de la izquierda española fue el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT), Julíán Ariza. El número dos de los carrillistas indicó que en el PSOE ha encontrado la receptividad y el diálogo necesarios, y no descartó que en el futuro el partido que preside Santiago Carrillo se integre en el PSOE como corriente de opinión de ideas eurocomunistas.

"No se trata de desaparecer subsumido dentro de otra fuerza, pero si el avance es recíproco por " parte del PSOE", se preguntó Julián Ariza, "¿por qué no integrar una corriente dentro de un partido que sería distinto al actual, aunque tuviera las mismas siglas?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de agosto de 1990