Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El etarra Rubenach declara que él disparo contra su compañera Susana Arregui en la Foz de Lumbier

El etarra Germán Rubenach, encontrado en estado grave el pasado 25 de junio en la Foz de Lumbier, declaró ayer en presencia de la juez de Aoiz (Navarra) y de sus abogados que él mismo disparó contra la compañera de su comando Susana Arregui, hallada muerta al día siguiente con dos disparos en la cabeza, según fuentes próximas a la investigación. Los dos disparos fueron efectuados con la pistola arrebatada por los etarras al sargento de la Guardia Civil José Luis Hervás, asesinado por los etarras en el lugar. De la misma pistola salió la bala que hirió gravemente a Rubenach en la boca.

El etarra interrogado no llegó a explicar ayer con concreción el origen del disparo que presentaba en la boca cuando fue encontrado por la Guardia Civil. Rubenach presentaba otro disparo de menor importancia en una pierna, ya que fue alcanzado en el tiroteo inicial que se produjo entre los guardias y los tres miembros de ETA.Rubenach dijo ayer a la juez María Jesús Arroba que, como ya se ha difundido estos días pasados, su comando estaba integrado por cuatro personas: Susana Arregui; Juan María Lizarralde, Heavy -considerado el jefe del grupo-; el propio Rubenach, y una cuarta persona, a la que el interrogado identificó como Tintxu. El etarra también aseguró que su grupo no disponía de automóvil.

Con respecto al resultado de las autopsias realizadas a Susana Arregui y a Juan María Lizarralde, la joven presenta un disparo de pistola realizado prácticamente en contacto con la piel de la cabeza, y un segundo efectuado a unos 30 centímetros de distancia. Lizarralde también presenta un tiro en la sien realizado en contacto con la piel, y, de hecho, se han encontrado abundantes restos de pólvora en su cara. De las autopsias se desprende que Arregui y Lizarralde murieron entre las doce de la mañana y las seis de la tarde del día 25.

El interrogatorio al que ayer fue sometido el etarra contó con la presencia de una intérprete -el detenido utilizó el euskera- y de sus abogados, José Miguel Gorostiza, de Herri Batasuna, y Adolfo Araiz. El pasado sábado, Rubenach efectuó su primera declaración ante el fiscal de la Audiencia Nacio-nal Ignacio Gordillo y un abogado de oficio.

Hipótesis de Interior

En ambas sesiones, según las citadas fuentes, Rubenach ha aportado datos que avalan la hipóteis del suicidio de los etarras manejada por el ministro del Interior, José Luis Corcuera, en su comparecencia del pasado viernes en el Parlamento. [Corcuera se reafirma en esta versión en una entrevista publicada esta semana por la revista Cambio 16, donde dice además que los dos etarras muertos en Lumbier "eran unos fanáticos"].Aunque todavía restan por conocerse algún informe técnico o el análisis exhaustivo de balística, la hipótesis que Interior va concretando es la siguiente: los tres miembros del comando decidieron suicidarse al creer, erróneamente, que estaban rodeados por los guardias (los agentes abandonaron el lugar tras el tiroteo en el que murió el sargento Hervás).

Heavy utilizó su propia pistola para quitarse la vida. En cuanto a Susana Arregui, o bien se disparó un primer tiro con la pistola del sargento y Rubenach le disparó una segunda bala, o bien éste le hizo los dos disparos. A continuación, y con la misma arma, Rubenach se disparó en la barbilla y hacía arriba una bala que le salió por el ojo izquierdo. Herido de gravedad, Rubenach se arrastró unos metros y por eso fue encontrado a cierta distancia de sus dos compañeros.

El abogado Gorostiza afirmó ayer al término del interrogatorio, que duró tres horas, que Rubenach sigue semiinconsciente y que incurrió en contradicciones, informa Mikel Muez. De otro lado, ayer abandonó la clínica universitaria de Pamplona el sargento José Domínguez Piris, quien también fue herido de bala en el enfrentamiento con los etarras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de julio de 1990

Más información

  • La autopsia indica que la joven recibió un tiro a quemarropa y otro hecho a 30 centímetros