Los diputados albaneses declaran a Kosovo independiente de la república de Serbia

La mayoría de los diputados del Parlamento de Kosovo, 114 de los 186, proclamaron ayer la independencia de esta provincia autónoma de la república de Serbia. Con la declaración constitucional, los albaneses anunciaron la fundación de una nueva república yugoslava, al formular que Kosovo será "una unidad igualitaria e independiente en la federación yugoslava".

Antes de la votación, la policía serbia había impedido a cerca de 100 diputados de la Asamblea regional entrar en el Parlamento donde se discutía una enmienda constitucional que concedía a Serbia el control casi total de la provincia de Kosovo.La iniciativa ha recibido el apoyo total del representante de Kosovo en el seno de la presidencia colegiada de Yugoslavia, Riza Sapundjiu.

Serbia celebró ayer y anteayer un referéndum que decidirá la elaboración de la nueva Constitución serbia, que prevé la supresión completa de la autonomía política de Kosovo, dejándole sólo la autonomía cultural.

La convocatoria del referéndum celebrado en Serbia fue decidido precipitadamente por Slobodan Milosevic tras la gran manifestación anticomunista del 13 de junio, en la que cinco partidos de oposición exigieron primero la celebración de las elecciones y luego la elaboración de una nueva Constitución.

Slobodan Milosevic, cuya popularidad estaba en declive, lanzó otro llamamiento nacionalista: convocó un referéndum con un texto manipulado de tal manera que votar a favor de las elecciones antes que la Constitución significa votar por la escisión de Kosovo.

La oposición serbia quedó atrapada frente a la nueva ofensiva del nacional comunismo y no tuvo la oportunidad, en una semana, de difundir con precisión sus posturas.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Sin embargo, algunos partidos de oposición juegan también la carta nacionalista. Tras una intensa campaña publicitaria, votar a favor de la nueva Constitución significa un acto de patriotismo, existen pocas posibilidades de que los resultados del referéndum sean negativos y entorpezcan los planes de Milosevic, decidido a posponer las elecciones libres y aplastar a Kosovo. Los resultados del referéndum se esperan el 5 de julio.

Según los primeros datos no oficiales, en la primera jornada ir del referéndum el domingo el 61 por ciento del electorado acudió a votar los cambios propuestos. Los resultados finales a favor tienen que superar el 51 por ciento para que la nueva constitución entre en vigor.

Resistir

En Kosovo, ni siquiera los dirigentes tradicionalmente proserbios han sucumbido al llamamiento de Milosevic. Todos los albaneses -comunistas y no comunistas-, las instituciones oficiales y la oposición se han unido para resistir la avalancha serbia y boicotear las elecciones.La oposición albanesa se unió en el Foro Democrático de Kosovo y exigió el arbitraje internacional en la provincia meridional serbia. Hasta el representante albanés en la presidencia de Yugoslavia, Riza Sapundjiu, se pronunció en contra de la gesta serbia, allandose con sus compatriotas.

El territorio autónomo de Kosovo cuenta con 1,7 millones de personas de origen albanés, que constituye el 90 por ciento de la población de la provincia. El resto, unos 200.000 habitantes, se dividen entre serbios y montenegrinos. Las étnias han estado enfrentadas durante décadas. Kosovo depende administrativamente de Serbia, la mayor república yugoslava. Los enfrentamientos dejaron más de 50 muertos el pasado año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 02 de julio de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50