Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento desaconseja beber agua del grifo en Palma de Mallorca

Marta Llompart, presidenta de la Empresa Municipal de Aguas de Palma, recomendó ayer no ingerir el agua que se suministra a los domicilios de la capital, por entender que los niveles de cloruros y dureza (1.500 milígramos por litro, cuando la OMS recomienda un máximo de 350) pueden ser perjudiciales para personas enfermas.Por primera vez, las autoridades municipales reconocen que la salinidad del agua alcanza cotas excesivas. Llompart dijo que el 50% del caudal procede de acuíferos subterráneos que están salinizados, pero que el agua es potable.

En septiembre, la incorporación a la red de Palma de agua de pozos de nueva captación en el centro de la isla paliará en parte esta situación. El gobierno balear prepara una ley que obligará a las nuevas urbanizaciones que se construyen a tener una planta potabilizadora de agua de mar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de junio de 1990