Un guardia civil, detenido en Castellón por sindicalista

El guardia civil Alejandro Álvarez, de 36 años, casado y con dos hijos, fue detenido en la mañana de ayer cuando estaba de servicio en la prisión de Castellón, acusado de pertenecer al ilegal Sindicato Unificado de la Guardia Civil (SUGC). Casi al mismo tiempo, el sargento José Morata y el número Ramón Bravo, presos en Alcalá de Henares por la misma acusación, quedaban en libertad provisional.

El agente fue identificado por un sargento y dos guardias del servicio de Información de la Guardia Civil cuando cumplía servicio de vigilancia en la prisión. Los agentes le comunicaron que estaba detenido, "por sindicalismo ilegal" y le condujeron, esposado, a la 312 Comandancia de la Guardia Civil de Castellón.Alejandro Alvarez intentó, sin éxito, cambiarse el uniforme por un traje de paisano antes de ser detenido y tampoco pudo llamar por teléfono a su esposa. El guardia civil fue trasladado al Juzgado Togado Militar número 17 de Valencia, donde prestó declaración, y finalmente fue conducido al cuartel de Benimaclet (Valencia). El abogado del guardia, Jesús Sánchez, aseguró que su defendido no estaba incomunicado y que su esposa, Elena Martínez, había podido hablar con él a lo largo de la mañana.

Elena Martínez es una de las promotoras de la Asociación de Cónyuges de la Guardia Civil, cuya presentación pública se hizo en Castellón el 21 de mayo. La mujer informó que el teléfono familiar había estado intervenido desde noviembre de 1989 y que el servicio de Información tenía grabadas conversaciones de su marido con algunos periodistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de junio de 1990.

Lo más visto en...

Top 50