Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

Colosio: "México ha adquirido una nueva cultura política"

El presidente del PRI, de visita en España, asegura que su país rechaza el autoritarismio

"No se podría entender una reforma del Estado en México si no pasara también por el ámbito político. La sociedad mexicana ha adquirido una nueva cultura política, es más crítica y está más politizada, rechaza el autoritarismo y la visión patrimonialista del poder", afirma Luis Donaldo Colosio, de 39 años, senador y presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), partido del Gobierno en México, a su paso por Madrid.

El PRI está al borde de una renovación "que en los tres primeros días de septiembre, en una asamblea nacional del partido, deberá cristalizar en transformaciones concretas", señala Colosio. Los cambios en el partido han sido preconizados desde el Ejecutivo Fue el propio presidente de México, Carlos Salinas, quien anunció al asumir su cargo, hace 17 meses, una reforma política y económica del Estado que inevitablemente involucra al PRI, que gobierna el país de forma ininterrumpida desde hace 61 años. Salinas declaró que era necesario eliminar "un régimen de partido prácticamente único". 'Los herederos formales de la revolución de 1910, de la Constitución de 1917, que aseguraba del derecho al trabajo, y de las nacionalizaciones de Lázaro Cárdenas en 1940 se acompasan con su tiempo, marcado por el liberalismo económico y el pluripartidismo.

Que la sociedad ha madurado en este sentido es ya obvio. Por primera vez en la historia del México posrevolucionario la oposición ha obtenido una victoria reconocida en las elecciones a gobernador de un Estado: el Partido de Acción Nacional (PAN) -de centro-derecha- ganó en Baja California. Mientras, el opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD), de Cuauhtémoc Cárdenas, golpea por la izquierda al PRI invocando los principios históricos del nacionalismo mexicano.

Competición

"Las contiendas electorales serán cada vez más competidas en México, y todos los partidos tienen que adaptarse a este hecho. El PRI tiene el compromiso de transformarse y renovarse, para contribuir al avance democrático de nuestro país. Tal como lo hace el propio Estado, con las reformas de la Constitución y las próximas reformas a la Ley Reglamentaria Electoral", afirma Colosio. "De lo que se trata en México es de consolida r un auténtico régimen de partidos. La sociedad ha cambiado y reclama una oferta diferenciada, nosotros tenemos que cambiar junto con la sociedad", añade."Lo que está sujeto a reflexión en nuestro partido es la práctica política interna", dice el senador. Hasta apropia estructura tradicional del partido en sectores -"obrero, agrario y popular"- está en revisión, explica el dirigente, no porque se renuncie al multiclasismo, sino porque se pretende una estructura territorial de la organización, en lugar de la clásica sectorial.

Mientras, el eje del debate acerca de los sectores del partido no es el de su carácter como componentes del mismo, sino la "representación de sus intereses particulares bajo las circunstancias nuevas que nos ha tocado vivir, es decir, los aspectos de productividad, corresponsabilidad, autogestión y de propiedad social de la tierra y de las empresas, no como propiedad exclusiva, sino como propiedad concomitante", afirma el presidente del PRI, subrayando el significado que tiene en la vida política del país el diseño por el Gobierno de una política económica que tiene las privatizaciones como una importante fuente de recursos.

A la pregunta de si esta política había desencadenado reacciones adversas en México, Colosio señala que "algunas veces se han levantado en contra, pero nosotros consideramos que hay que dejar en claro cuáles son los objetivos fundamentales del desarrollo nacional y cuáles son los instrumentos para alcanzarlos. Quiero insistir en que para el PRI es fundamental que el Estado se proponga el objetivo de justicia social, pero a nosotros no nos parece que sea mediante el Estado como propietario como necesariamente haya de conseguirse. Para algunos, con el tiempo, el instrumento se convirtió en dogma. Eso a nosotros nos parece grave".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de junio de 1990