Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goiko: "La táctica del avestruz es mala"

La mayoría de los jugadores del Atlético coincide en su disconformidad con las declaraciones de Futre en el sentido de que lo mejor para todos es que deje el club. Goikoetxea es el más critico: "Yo he tenido muchos problemas a lo largo de mi carrera como futbolista. Si los he ido solucionando no ha sido precisamente recurriendo a la táctica del avestruz de enterrar la cabeza en la tierra, de esconderse. Futre es muy joven y carece de experiencia. Pero, desde luego, tiene que saber hacer frente a su situación".Mientras que Orejuela comenta que "quizá el presidente, Jesús Gil, le haya mimado en exceso", que "todavía no ha alcanzado la madurez" y que "como capitán que es, su ejemplo no es el idóneo", Manolo explica que, en su opinión, Futre está pasando por "una rabieta y una frustración como consecuencia de las críticas que se le están haciendo por no ayudar al equipo en este tramo de la Liga cuando, en realidad, se halla lesionado" El Internacional añade que "el Atlético no puede permitirse el lujo de prescindir de él" y concluye afirmando: "Todos nosotros estamos con él apoyándole a muerte".

Sin títulos

Algunos, como Donato, advierten que "lo más seguro es que esté molesto por algo", pero matizando que "se está precipitando al decir con tanta rotundidad que quiere irse" Ferreira reconoce que puede estar desmoralizado por el hecho de llevar tres temporadas sin obtener un título, cuando él dejó al Oporto como campeón de Europa, pero considera que debe sobreponerse cuanto antes por su propio bien: "Quiero que vuelva con nosotros. Por otra parte, Solozábal también está de baja y no le ha pasado nada".

Desde su perspectiva, el nuevo entrenador, Joaquín Peiró, aduce que es comprensible que un futbolista "se enrabiete" cuando las circunstancias le colocan al margen del equipo. "Pero es normal", agrega, "que ese mismo jugador vea las cosas de manera distinta una vez restablecido y de vuelta a la titularidad". "Yo estoy tranquilo, pese a que en el Atlético casi nunca hay tranquilidad", termina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de marzo de 1990