Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

14 pilotos militares, arrestados el martes por negarse a volar

Al menos 14 pilotos del Ejército del Aire -seis en la base de Salamanca y ocho en la de Gando (Gran Canaria)- fueron arrestados el pasado martes por negarse a realizar los vuelos programados, según confirmaron a EL PAÍS fuentes militares de absoluta solvencia. Para ese día, se había convocado una acción de protesta entre los alrededor de 200 pilotos a los que el Ministerio de Defensa niega la baja en las Fuerzas Armadas, consistente en no acudir a las unidades alegando pretextos de tipo personal.La huelga encubierta no llegó a realizarse, al menos de modo significativo, en parte porque algunos mandos, por ejemplo en Torrejón (Madrid), llamaron telefónicamente a pilotos que tenían el permiso concedido y les conminaron a incorporarse a su destino. Sin embargo, los 14 militares arrestados, que sí acudieron a su unidad, se negaron a volar como forma de protesta, sin alegar al parecer ningún pretexto justificativo.

Las fuentes informantes señalaron que la acción se había circunscrito a las dos bases mencionadas y que los pilotos que protagonizaron el plante fueron obligados a realizar sus vuelos, tras lo cual se les impuso el arresto. Ayer se encontraban privados de libertad cautelarmente a la espera de que la autoridad militar les comunicara la sanción impuesta. Las actitudes de estos pilotos no tenían relación, según las fuentes consultadas, con la del capitán de la Academia de San Javier (Murcia), castigado con 14 días de arresto el mismo martes.

Dicho capitán se presentó en la base aérea en condiciones físicas no aptas para el vuelo y contestó de forma destemplada a sus superiores, aseguraron personas conocedoras del caso. El Ministerio de Defensa se negó ayer, como es habitual, a confirmar la existencia de los arrestos, con el argumento de que "las sanciones disciplinarias no se comentan". El subsecretario del departamento, Gustavo Suárez Pertierra, sólo aventuró que la situación de las bases aéreas era de total normalidad y que determinados correctivos que pudieran haberse impuesto no tenían relación alguna con la huelga encubierta de pilotos anunciada a través de los medios de comunicación. El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, teniente general Federico Michavila, que acudió al Congreso de los Diputados a explicar el presupuesto del departamento, no quiso hacer ningún comentarlo sobre lo sucedido.

Un nutrido grupo de pilotos militares mantiene desde hace más de un año un contencioso con el Ministerio de Defensa por la negativa de éste a concederle la baja para pasar a las líneas aéreas comerciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 1990