Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Múgica acusa a agitadores 'ultras' de fomentar la huelga de funcionarios de prisiones

El ministro de Justicia, Enrique Múgica, acusó ayer a "un grupo de agitadores de extrema derecha" integrantes del sindicato Unión de Funcionarios Independientes de Prisiones (UFIP) de estimular la inseguridad y el desorden en las cárceles, así como de fomentar la huelga de funcionarios. Los sindicatos UGT y CC OO hicieron ayer llamamientos a los trabajadores para que recapaciten sobre el mantenimiento de la huelga, que ayer afectó al 30% de las prisiones, según algunas fuentes sindicales.

Durante una visita a la prisión de Yeserías, Múgica advirtió que va a ordenar la apertura de expedientes a funcionarios "sí por su responsabilidad la inseguridad permanece" e incluso anunció que recurrirá a la vía penal si es necesario. El director de Instituciones Penitenciarias, Antoni Asunción, fue más lejos en unas declaraciones a RNE y afirmó que la UFIP es "una organización de extrema derecha que lo único que intenta es reventar el sistema penitenciario".El ministro de Justicia manifestó que la huelga iniciada tras el atentado terrorista en que murió el funcionario Ángel Mota está provocando un vacío en las condiciones de seguridad de las cárceles. "Algunos funcionarios no quieren este vacío", añadió, "pero pienso que hay una minoría que por el contrario lo alienta e incluso pide que los presos terroristas internos sean concentrados y se acabe con su dispersion en varios centros". Múgica calificó esta última pretensión como "un radicalismo que converge con las propuestas de la banda terrorista ETA".

El máximo responsable del Ministerio de Justicia, que tuvo que escuchar gritos de funcionarios pidiéndole su dimisión, ofreció diálogo con los sindicatos cuando quede restablecida la normalidad en las cárceles. Por su parte, Asunción, reconoció que en el 30% de los centros penitenciarlos no funcionaron ayer los servicios mínimos y en otro 20% la situación es irregular.

La UGT de prisiones se opuso ayer a la pretensión de UFIP de exigir la reagrupamiento de los presos etarras e hizo un llamamiento a los trabajadores para que reflexionen "sin ningún tipo de presiones externas y acaloramientos". Por su parte, CC OO ha enviado un comunicado a todos los grupos parlamentarios para tratar con ellos la situación. Ninguna de las dos centrales han apoyado en ningún momento la huelga Indefinida.

En las inmediaciones de la prisión de máxima seguridad de Alcalá-Meco se concentraron un centenar de funcionarios. Un delegado, que dijo contar con el apoyo de representantes de 54 prisiones, leyó un comunicado en el que negó cualquier vinculación ultraderechista. "Somos jóvenes e hijos de la democracia y creemos en ella", dijo. El delegado pidió que Múgica reciba mañana a cinco representantes de los concentrados y calificó a Asunción de "insidioso, intoxicador y manipulador". Los concentrados negaron que hayan solicitado el agrupamiento de los terroristas en cárceles especiales, aunque sí pidieron que estos sean custodiados por las fuerzas de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 1990

Más información

  • UGT y CC OO piden recapacitar sobre el paro