Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO

El italiano Bugno ganó la clásica Milán-San Remo e Induráin se retiró

El italiano Gianni Bugno se adjudicó ayer la Milán-San Remo, la primera clásica ciclista de la temporada, al llegar en solitario a la meta tras una escapada de 33 kilómetros. El español Induráin ni siquiera estuvo en disposición de entrar en la selección final de corredores al quedar descolgado junto con otros favoritos a escasos kilómetros de la salida, tras un sorprendente ataque protagonizado por corredores italianos que rompió el pelotón. Induráin, como el francés Laurent Fignon, vencedor de las dos útimas ediciones, participó de una retirada masiva tras el primer avituallamiento.

Bugno intentó el ataque Final a falta de 33 kilómetros para la meta en una de las cinco dificultades montañosas, breves pero duras, que salpican el recorrido en sus últimos 50 kilómetros. La mejor demostración de la dureza de la prueba, una carrera de 294 kilómetros que obliga a los corredores a pedalear durante cerca de seis horas y media, descansa en situaciones que, en otras circunstancias, son infrecuentes: el alemán occidental Rolf GoIz se vio impotente, durante muchos kilómetros, para reducir una diferencia de escasos segundos en su tenaz persecución sobre Bugno. GoIz llegó segundo a la meta a cuatro segundos del italiano y fracasó en su intento de provocar un sprint final. La diferencia máxima que llegó a tener Bugno sobre sus perseguidores fue de 35 segundos.

Ataque sorpresa

Sin embargo, la clave de la carrera se centró en unas circunstancias infrecuentes, a escasos kilómetros de la salida, cuando aún los corredores no hacen otra cosa que un primer calentamiento para afrontar una dura jornada. Un ataque lanzado por corredores italianos -siete de ellos terminaron entre los 20 primeros-, mientras un grupo de favoritos extranjeros, entre los que estaba Induráin, permanecían en cola de pelotón, provocó una súbita ruptura del gran grupo. Corredores como el citado Induráin, el francés Fignon, el norteamericano Lemond o el irlandés Sean Kelly, se encontraron rezagados y con escasas posibilidades de maniobra. La diferencia entre el primer grupo y el de rezagados llegó a ser de ocho minutos, momento a partir del cual comenzaron los abandonos generalizados. De hecho, sólo 110 corredores llegaron a la meta de un total de 213 que comenzaron la prueba. Entre las retiradas también se registró la del español Marino Lejarreta, el norteamericano Hampsten y el holandés Theunisse. El ataque italiano permitió que un corredor de dicha nacionalidad ganase la MilánSan Remo tras seis años de victorias extranjeras.El ataque sorprendió en cabeza de carrera a corredores en cuyas previsiones no estaba dispu,tar la carrera. Tal fue el caso de españoles como Pedro Delgado o Rodríguez Magro, cuya labor, en esos momentos iniciales, era la de ir en cabeza de pelotón para permitir al líder del equipo Banesto, en este caso Induráin, descansar durante los primeros kilómetros. Delgado, así, se encontró en el grupo de cabeza sin pretenderlo, pero no pudo lograr que Induráin conectase con él. Delgado resultó así el primer español clasificado al final, en el puesto 56.

Clasificación. 1, Gianni Bugno, 6.25.06 horas, a una media de 45,806 kilómetros por hora. 2 Rolf Golz, a cuatro segundos. 3, Giles Delion, a 23 segundos. 4, Moreno Argentin, a 31. 5, Maurizio Frondiest, m.t. 6, Jean Claude Colotti, m.t. 7, Jesper Skibby, a 1.02 minutos. 8, Adriano Baffi, m.t. 9, Johan Museeuw, m.t. 10, Williams Dazzani, m.t. 53, Peciro Delgado, m.t.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de marzo de 1990