Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Lucho Gatica

La insistencia romántica en el bolero

Lucho Gatica ha regresado a España con la firme decisión de recuperar el favor del público hispano, perdido después de dos décadas de alejamiento: "El bolero nunca ha muerto", afirma con convicción y contundencia el intérprete que durante las décadas de los cincuenta y los sesenta ostentó indiscutiblemente el cetro de la canción romántica en nuestro país. Gatica ha viajado hasta Barcelona para cantar en el programa de TV-3 Un dia és un dia ! que dirige y presenta Ángel Casas, como primer paso de una serie de actuaciones que le llevarán hasta Madrid durante las próximas fiestas de San Isidro e inmediatamente después a Barcelona."Si no existiera la canción romántica, no existirían los enamorados", comenta sonriente y con un cierto aire de complicidad el cantante chileno, que, a sus 57 años confesados, no ha perdido nada del atractivo personal que le convirtió en un ídolo de las emisoras radiofónicas y de los guateques de toda una época. "Actué por primera vez en España en l959", recuerda. Era la época de canciones como El reloj, La barca y Contigo en la distancia, que por sí solas llenaron un amplio y recordado período de la mitología musical hispana de posguerra. "En los últimos años, las compañías discográficas han abandonado el bolero", prosigue Gatica, "dicen que no es comercial, pero no es cierto, porque mis discos antiguos se siguen reeditando a petición del público".

Hace siete años que Lucho Gatica no entra en un estudio de grabación, y su último elepé, que contenía dos canciones de Manuel Alejandro, no se llegó a publicar en España, "ahora espero volver a grabar, tengo dos proyectos en cartera", prosigue. "El primero, hacer un disco en directo con mis conciertos de Barcelona y Madrid en el que se incluyan éxitos de antaño junto a nuevas composiciones, y el segundo, grabar un elepé con Juan Carlos Calderón".

Lucho Gatica, de profesión dentista además de bolerista, vive actualmente en Los Ángeles. Nació en Chile, pero fue en México donde cosechó sus éxitos más sonados, siempre en el campo del bolero. "Empecé cantando música folclórica, pero me fue muy mal". "Fui uno de los pioneros de ese estilo en Suramérica; fui el primero que cantó a Yupanqui y a otros compositores argentinos, pero en aquella época el folclore no despertaba ningún interés, así que me dediqué a los boleros". Gatica recuerda una y otra vez 14 personalidad humana y musical de Atahualpa Yupanqui y confiesa viajar con una de sus cartas en la maleta. "Antes de grabar mis primeros boleros ya había grabado Los ejes de mi carreta, de Yupanqui".

Curiosamente, el primer éxito de Gatica, en los años cincuenta, fue en Brasil con una canción titulada Sinceridad, después, y de eso hace ya 33 años, se instaló en México. "Fue un reto ir a cantar boleros a México, patria de los mejores boleristas, pero yo tenía mucha fe en mi trabajo y salí airoso".

Gatica recuerda con nostalgia sus encuentros con otros grandes de la música latina y prosigue su cruzada personal en defensa de la canción romántica en general, y del bolero en particular.

"En los últimos años, el gusto popular se ha decantado más por las baladas que por los boleros, pero en el fondo es lo mismo; la balada es una continuación del bolero, siguen siendo igual de románticas", concluye el intérprete chileno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 1990