Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un militar herido grave en San Sebastián al recibir un disparo en la cabeza

El teniente de navío retirado Aureliano Rodríguez, de 65 años, resultó herido de gravedad ayer en San Sebastián en un atentado terrorista que, según testigos de los hechos, fue cometido por dos jóvenes que huyeron a pie. El atentado se produjo a las 22.44 en la calle de Julio Urquijo, del barrio donostiarra de Bidebieta, cerca del inmueble en el que residía el militar desde hace varios años. Los dos jóvenes, de entre 20 y 25 años, efectuaron varios disparos contra Aureliano Rodríguez, uno de los cuales le alcanzó en la cara, lo que le produjo pérdida de masa encefálica.

Desde la medianoche y hasta la hora de cerrar esta edición el militar herido estaba siendo intervenido quirúrgicamente en la residencia sanitaria Nuestra Señora de Aránzazu, donde fue trasladado en estado muy grave por miembros de Detente y Ayuda (DYA). Según fuentes del Gobierno Civil de Guipúzcoa, en el lugar del atentado se encontraron dos casquillos de bala, informa Efe.El miedo impedía a los vecinos de Aureliano Rodríguez comentar cualquier aspecto sobre el atentado. "Tenemos miedo. Estamos hechos polvo", indicó una de las vecinas, familiar de un militar. Los tres primeros bloques de la calle en la que se produjo el atentado son viviendas de oficiales de la Marina.

Los dos autores del atentado, según el testimonio de algunos vecinos que resume la agencia Efe, portaban sendas pistolas y efectuaron al menos dos disparos contra el militar de forma simultánea.

Precauciones

El comandante de Marina de Pasajes, Antonio Valera González, no quiso hacer comentarios sobre el atentado terrorista, ya que indicó que se encontraba a la espera de noticias sobre el estado de salud de Aureliano Rodríguez.Por su parte, un suboficial calificó de "desgraciados" a los autores del atentado y señaló: "A pesar de las precauciones que se pueden tomar, cuando quieren ir a por alguien van y de eso somos conscientes".

En el domicilio del militar herido anoche, una hija de éste, emocionada, se negaba a efectuar cualquier manifestación sobre lo ocurrido a su padre. A consecuencia del atentado el Cuerpo Nacional de Policía estableció controles en diversos puntos de la capital guipuzcoana. Autoridades de la Marina de San Sebastián se desplazaron anoche hasta el domicilio del herido, lugar que permaneció acordonado por la policía durante al menos una hora.

Hace cinco años, a escasos metros de donde se produjo ayer el atentado, la organización terrorista ETA Militar ametralló a los ocupantes de un vehículo dedicado al transporte de oficiales de Marina. Dos personas fallecieron en esa acción terrorista.

Sobre las once de la noche, prácticamente a la misma hora en la que se producía el atentado, Iñaki Esnaola, miembro de la Mesa Nacional de Herri Batasuna, declaraba en el circuito regional en el País Vasco de la cadena SER, con relación a los últimos atentados con cartas y paquetes bombas, que a su juicio ETA piensa que con estas acciones puede facilitar la negociación.

"En estos momentos es una mala etapa para iniciar conversaciones, no corren buenos tiempos y, seguramente, ETA está intentando con estas acciones, que está realizando en los últimos tiempos, forzarlas", añadió Esnaola. Esnaola agregó posteriormente: "Me importan más las conversaciones que los resultados que de ahí puedan salir".

Atentados en Guipúzcoa

Durante el último año, la organización terrorista ETA Militar ha cometido diversas acciones terroristas en Guipúzcoa. Entre las más importantes se encuentra el atentado cometido en abril de 1989. En aquella fecha, ETA atentó contra las instalaciones de Michelín en Lasarte (Guipúzcoa) al hacer estallar una cantidad indeterminada de amonal que causó daños en la fábrica.El 13 de mayo de 1989 hubo explosiones en un bar de Rentería y en el supermercado Eroski, de Ordizia. El 1 de junio posterior estalló una bomba en la sucursal del Citybank de San Sebastián, causando destrozos de diversa consideración.

El 29 de junio fue asesinado en Andoáin, Gregorio Caño García, chófer de la empresa SAPA. La investigación policial consideró que aquella acción pretendía ser un intento de secuestro del dirigente de la empresa y de la Real Sociedad Joaquín Aperribay.

El 5 de septiembre la policía desactivó un paquete bomba enviado al propio Joaquín Aperribay. Poco después, el día 15 del mismo mes, la organización terrorista colocó una bomba en el túnel de Ozaute en Zegama, interrumpiendo el tráfico ferroviario entre Miranda e Irún. El 6 de octubre, ETA Militar asesinó en San Sebastián al miembro del Cuerpo Nacional de Policía José Álvarez Suárez, cuando se encontraba paseando desarmado y fuera de servicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de marzo de 1990

Más información

  • Esnaola opina que ETA quiere forzar la negociación con los últimos atentados