Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabricación de explosivos

Los equipos técnicos de desactivación de explosivos (Tedax) del Cuerpo Nacional de Policía consiguen reconstruir, en la mayor parte de las ocasiones, los paquetes y cartas bomba que ETA ha enviado estos dos últimos años. Ello les permite conocer los métodos y medios que utiliza la organización terrorista.Los expertos descartan que sea tan sólo un miembro de ETA el encargado de la preparación de este tipo de artefactos, ya que según han podido comprobar no todos los paquetes o cartas bomba tienen las mismas características. Los integrantes de esta organización, según fuentes policiales, reciben un curso de dos semanas de duración para introducirse en la técnica de fabricación de explosivos.

Todos los paquetes bomba que ETA ha remitido desde el inicio de esta modalidad de atentado contenían en su interior libros de tamaño mediano. El primero de ellos, con destino a un agente policial, fue recogido, por error, por el joven profesor de Irún José María Rubio, que resultó gravemente herido.

Los libros han sido relativos a temas variados, y en aquella ocasión se trataba de uno de color azul titulado Armería del reino de Navarra.

La técnica consiste en formar un rectángulo en las páginas interiores de forma que no se note manipulación alguna. En el hueco producido se instalan de 200 a 300 gramos de diversas sustancias explosivas unidas mediante un cable a un pila eléctrica, una pinza y un detonador, de forma que al comenzar a hojearlo se produzca el contacto eléctrico que provoca la deflagración. En otras ocasiones, la sola retirada del envoltorio provoca la explosión.

La bomba

Los sistemas utilizados para el envío de cartas bomba tienen una mayor variedad, estando limitada la cantidad de explosivo entre 100 y 150 gramos con el fin de no levantar sospechas. Dentro de un sobre de características normales, sus autores suelen introducir una placa de madera muy fina, perfectamente recortada, en la que previamente se han colocado los elementos que constituyen la bomba.

Varias son las técnicas que, controladas por la policía, utilizan los terroristas para producir la detonación, dependiendo su uso de la forma en que vaya a ser entregada la carta. Si ésta se remite por correo, lo usual es que el explosivo se accione con tan sólo abrir el sobre; por el contrario, si la carta es llevada por el terrorista hasta el buzón de la víctima, se emplea el sistema de péndulo, por el que el dispositivo se acciona con el simple movimiento.

Tres han sido las víctimas mortales que hasta el momento ha producido este método terrorista, dándose la circunstancia de que ninguna de ellas era destinataria de las cartas o paquetes que recibía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 1990