Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE andaluz esperará hasta abril para nombrar su candidato a la Junta

El PSOE de Andalucía no desvelará en los próximos días el nombre de su candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía y aguantará hasta el mes de abril, después de una reunión del comité director, máximo órgano entre congresos, para despejar la incognita. La reunión que mantuvo el ministro de Trabajo, Manuel Chaves, en la Moncloa la tarde del jueves dio origen a todo tipo de especulaciones acerca de su inminente designación como candidato a la Junta.La ejecutiva regional del PSOE, liderada por Carlos Sanjuán, desmintió ayer este extremo y dijo no "tener constancia" de la entrevista de Chaves con Alfonso Guerra. La pretensión del PSOE es esperar a que el presidente andaluz, José Rodríguez de la Borbolla, firme el decreto de convocatoria de las elecciones, a finales del mes de abril, y entonces hacer público el nombre del candidato.

Enrique Linde, secretario de Política Institucional del PSOE andaluz y mano derecha de Carlos Sanjuán, negó ayer que se fuera a adelantar al próximo domingo el nombramiento del candidato y precisó que ello sería inhabitual en el PSOE. "No entra dentro de la normalidad del partido" , apostilló. Linde no concedió ninguna trascendencia a la entrevista de Manuel Chaves con Alfonso Guerra y que, según fuentes del Ministerio de Trabajo, versó sobre el diálogo que mantienen Gobierno, empresarios y sindicatos. "No afirmo ni desmiento porque ni Carlos Sanjuán ni yo tenemos constancia de esa reunión, ni creo que el Gobierno tratara sobre aspectos de política andaluza".

Chaves o Marín

La ejecutiva regional socialista baraja únicamente dos nombres para la presidencia de la Junta: Manuel Chaves y Leocadio Marín. El primero ha dicho por activa y por pasiva que "no piensa" en esa posibilidad y sólo una orden taxativa de Moncloa le obligaría a cambiar de opinión. En el caso de Leocadio Marín fuentes de su propio partido reconocen que el caso Juan Guerra le ha perjudicado seriamente.Rodríguez de la Borbolla, mientras tanto, contempla con cierta perplejidad y con el el panorama en torno a la candidatura. La aparición de carteles anónimos a su favor y los apoyos individuales expresados por miembros del comité federal del PSOE le hacen sentir, según dijo ayer en Algeciras (Cádiz), "un mosqueo ligero". El presidente andaluz añadió: "Ni yo mismo me creo que tenga tantos partidarios que me elogien", informa Juan Méndez.

Por otro lado, el PSOE comenzó ayer a emitir en las emisoras de radio sevillanas cunas publicitarias anunciando el mitin que ofrecerá mañana en Sevilla Alfonso Guerra.El Partido Andalucista ha encargado la emisión de 100.000 octavillas exigiendo la dimisión de Alfonso Guerra. Según los andalucistas, el vicepresidente pretende "tapar el olor de corrupción que despide el PSOE con la bandera de Andalucía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de febrero de 1990