Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Encuentran a un soldado con una puñalada en el corazón en el cuartel de la Brigada Paracaidista

Alcalá de Henares

El cadáver del soldado Luis Sánchez Muñoz, de 20 años, destinado en la unidad de servicios de la base Primo de Rivera de la Brigada Paracaidista, en Alcalá de Henares, fue descubierto a las 20.30 del domingo en la lavandería de dicho cuartel con una puñalada en el corazón producida por una navaja multiuso, según confirmaron fuentes militares. Aunque se desconoce su causa, la muerte tuvo lugar como máximo una hora antes de que se hallara el cuerpo.

Tres compañeros del fallecido que se encontraban a la entrada de la lavandería le vieron entrar en la misma sobre las 19.30 del domingo con intención, al parecer, de ducharse, ya que le oyeron preguntar a gritos si había agua caliente.Ya se habían olvidado de él cuando, aproximadamente una hora después, uno de los tres jóvenes, concretamente un cabo primero, entró en la lavandería para recoger una gorra que había dejado en el interior de la misma, y fue entonces, según las fuentes consultadas, cuando descubrió el cuerpo de Luis Sánchez Muñoz.

El fallecido llevaba todavía la ropa puesta, aunque se había desprendido de la chupa (cazadora), que estaba doblada sobre una mesa próxima. A la altura del corazón tenía una profunda herida producida por el estilete de una navaja multiuso, de empleo común entre los soldados, mortal de necesidad y que debió de producirle la muerte instantánea.

Diligencias judiciales

Los testigos, que aseguran que no había nadie en el lugar donde se produjo la muerte, dieron inmediato aviso a los mandos, y éstos, a su vez, al juez de guardia de Alcalá de Henares, quien se hizo cargo del caso, procediendo al levantamiento del cadáver a última hora del domingo y ordenando su traslado al depósito municipal de la localidad, donde estaba previsto que se le practicara la autopsia.

Además de las diligencias que pueda realizar la jurisdicción civil, también han tomado cartas en el asunto el Juzgado Militar Territorial de Madrid y la Capitanía General de la Región Militar Centro.

Las investigaciones del Ejército estarán encaminadas, según medios castrenses próximos al caso, a determinar si el fallecido tenía una personalidad propensa a las depresiones, que pudiera explicar un hipotético suicidio, o si había tenido conflictos con algunos de sus compañeros del cuartel, origen de una eventual agresión.

Luis Sánchez Muñoz, de 20 años, era natural de Vejer de la Frontera (Cádiz) y se había incorporado al servicio militar en el tercer reemplazo de 1989, el pasado mes de julio, por lo que llevaba cumplidos aproximadamente la mitad de los 12 meses que dura actualmente la milí.

Aunque estaba destinado en el acuartelamiento Primo de Rivera, base de la Brigada Paracaidista (Bripac), el fallecido no era paracaidista, sino miembro de la unidad de servicios.

Distintas hipótesis

Las fuentes militares consultadas ayer señalaron que "no se descarta ninguna hipótesis" como causa de la muerte, ni la del suicidio ni la del homicidio, ni siquiera la del accidente. Dichas fuentes caracterizaron al fallecido como una persona "introvertida", dando a entender que las sospechas apuntaban hacia la autoagresión.

Por el contrario, fuentes policiales señalaron que las pesquisas se dirigían más bien hacia la hipótesis del homicidio por la forma en que se había producido la muerte.

Mientras, los padres del soldado muerto, Jerónimo y Francisca, quienes llegaron ayer tarde al cementerio de la localidad acompañados de tres policías militares, han descartado la posibilidad de un suicidio, ya que, según declararon, su hijo "tenía un carácter bastante alegre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de febrero de 1990

Más información

  • La muerte se produjo el domingo por la tarde en la lavandería de la base de Alcalá de Henares