300 'arrepentidos' de la Mafia protestarán por su 'abandono' con una huelga de hambre

Unos 300 presos han creado en las cárceles italianas el Movimiento de Arrepentidos de la Mafia y han decidido iniciar el próximo día 15 iniciarán una huelga de hambre para protestar por el abandono en que se encuentran y por la falta de protección que sufren ellos y sus familiares. Así lo han comunicado en una carta enviada al ministro del Interior, el democristiano Antonio Gava, en la que afirman: "Somos una comunidad que ha sido martirizada en sus sentimientos, en sus propias familias y en sus mismas vidas. En vez de gozar de los privilegios de los otros presos, nosotros estamos penalizados por enormes problemas de inseguridad".

Afirman además que, debido a la campaña que en muchos casos se ha hecho contra el arrepentimiento, se encuentran abandonados por todos, incluso por los propios familiares, que les acusan de haberles puesto en una situación peligrosa, ya que la Mafia suele vengarse en ellos de dichos arrepentidos o soplones, como se les llama despectivamente.

"Colaboradores de la justicia"

En realidad, el problema de ese ejército cada día más numeroso de arrepentidos de la Mafia, que se definen a sí mismos como "colaboradores de la justicia", es cada vez mayor. En todos los sentidos. Hay quien les considera como una bendición en la lucha contra la Mafia y quien, por el contrario, como en el caso del escritor siciliano recientemente fallecido Leonardo Sciascia, creen que más que arrepentidos eran "delatores" y que existía el peligro de que mintiesen en provecho propio y que muchos jueces tomaran como hechos auténticos una serie de calumnias de las que muchos ciudadanos no podían defenderse. Aunque los jueces más serios, como Giovanni Falcone, han insistido siempre en que las llamadas confesiones de los arrepentidos deben servir "sólo como confirmación" de pruebas judiciales o como pista para una investigación, pero jamás como pruebas por sí mismas.Para resolver el problema de los arrepentidos de la Mafia hay una propuesta del alto comisario contra la Mafia, Domenico Sica, que cuenta con un presupuesto de 1.500 millones de pesetas para la ayuda a dichos ex mafiosos. Sica pensaba recurrir a la ayuda de una comisión externa y técnica que estaría bajo su competencia.

Mientras tanto, los jueces de Palermo se han solidarizado el viernes pasado con la carta de los arrepentidos y piden al Gobierno que acelere el camino para la aprobación de una ley especial que regule la situación de estos ex mafiosos, a los cuales, dicen los jueces palermitanos, "no debemos dejarles solos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 11 de febrero de 1990.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50