Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémico proceso en Rabat contra ocho integristas

El proceso de los miembros de la asociación integrista marroquí Al Ad Lwal Ihsan (Justicia y Bondad), entró ayer en una fase que el diario L'Opinion (oposición nacionalista) calificaba de "delicada y que obedece a la famosa regla de la interacción".El proceso a los ocho miembros del llamado comité consultivo de la más importante asociación integrista de Marruecos, abierto hace dos semanas, adquiere cada vez más interés por la acerba polémica entre los abogados de la defensa y el presidente del Tribunal de Primera Instancia de Kenitra (a 45 kilómetros de Rabat). De las 52 pruebas presentadas sólo quedaban ayer cuatro. El resto fue rechazado por la defensa porque "se trataba de libros en libre circulación en Marruecos y un Corán".

Uno de los abogados de la defensa, Mustafá Chif, creó ayer una anecdótica sorpresa al anunciar que acababa de leer uno de los libros confiscados durante la detención, que compró, dijo, en una librería de Rabat. "Espero que no se me vaya a detener por esto", precisó.

Desde el lunes pasado, 17 intervenciones de la defensa pidieron la inculpabilidad y absolución de todos los acusados, que, según el tribunal, pertenecen a una asociación no autorizada que obra para crear un partido político que atentará contra la seguridad del Estado.

El mismo día, en Argelia, el presidente Chadli Benyedid advirtió en un discurso durante una jornada de estudios sobre las reformas económicas en este país contra "todo exceso verbal o de otra índole", en alusión a los recientes actos violentos cometidos por los integristas argelinos. El presidente Benyedid precisó a este respecto que las autoridades argelinas intervendrán para " Impedir que semejantes actitudes, cuyas consecuencias pueden ser peligrosas para el país, se repitiesen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1990