Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo atentado terrorista.

El agente de policía Ignacio Pérez Álvarez, de 39 años, casado y con tres hijos, falleció ayer en la localidad vizcaína de Galdakao a consecuencia de la explosión de una bomba colocada en una bicicleta. Un testigo de los hechos manifestó que el policía salía de tomar unos vinos en el bar Los Claveles, donde solía acudir diariamente, y cuando se disponía a abrir la puerta de su vehículo se produjo la explosión, que le alcanzó de lleno. Otra persona señaló que poco antes había visto a un joven dejar la bicicleta junto al establecimiento. En la fotografía, el cuerpo del policía muerto es tapado con una sábana.Página 15

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de enero de 1990