La Comisión de Valores exige al Santander la justificación de su participación en Agrícolas

El Banco Santander tendrá que notificar con total claridad la participación que ostenta en la Compañía de Industrias Agrícolas, de la que adquirió el 8, 77% -508.000 títulos más 74.000 acciones nuevas que todavía no cotizan- el pasado viernes. El Santander deberá asegurar que, con esta adquisición, no sobrepasa el 25% y, por tanto, no está obligado a realizar una oferta pública de adquisición de acciones (OPA) sobre la azucarera.

El banco que preside Emilio Botín había anunciado -como aparece en su memoria de 1988- que tenía el 20,18% de Agrícolas a fecha de 31 de diciembre de ese año. Ese porcentaje, sumado al paquete que ha tomado recientemente, rebasaría holgadamente el límite fijado en la actual ley de OPA.

La entidad financiera, sin embargo, ha asegurado que su participación en Agrícolas era considerablemente inferior a la anunciada en la memoria al haber llevado a cabo una política de desinversión a lo largo de 1989. De ser así, tendrá que especificar ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), órgano encargado de controlar las actuaciones en bolsa, las transacciones realizadas. Hasta la fecha, el Santander no ha presentado sus participaciones significativas -superiores al 57 en la CNMV. El plazo para cumplir con este requisito expira el próximo 31 de enero.

El Santander, precisamente, ha sido uno de los bancos que tradicionalmente ha participado en la empresa catalana, en cuyo consejo de administración se ha sentado desde hace años el ex presidente del banco Emilio Botín Sanz de Sautuola. De cualquier forma, el interés que ha mostrado con esta adquisición proviene, según todos los indicios, del proceso de fusión de la azucarera con Ebro.

Actuación de Banesto

Los títulos de Agrícolas adquiridos por el Santander fueron vendidos por Banesto en una operación coordinada por ambos bancos en la que este último compró títulos de la Sociedad Española de Carburos Metálicos que estaban en poder del Santander. Aunque Banesto sólo se quedó con 550.000 títulos -el 4,8% del capital-, el Santander vendió todo el paquete que tenía en Carburos, que ascendía a 1,391 millones de acciones, el 12,34%.El resto que no quedó en manos de Banesto, un 7,477. del capital de Carburos, fue adquirido por una sociedad denominada Heathmoore Corporation que está domiciliada en las Antillas Holandesas.

El banco que preside Mario Conde también ha sido requerido por la CNMV para especificar esta operación, así como la nueva participación que tiene en Carburos. Banesto controlaba hasta el pasado viernes el 18% de la empresa química catalana. Sobre este capital había emitido unos warrants (opción de compra) que posteriormente vendió a la sociedad francesa Euris, en la que está presente el empresario Jacques Hachuel.

Esta actuación de Banesto fue leída como una retirada por el resto de los accionistas de Carburos (los bancos Central, Santander e Hispano y la multinacional estadounidense Air Products). El reciente interés todavía no ha sido desentrañado por éstos, aunque puede responder a posibles futuras alianzas o a meras operaciones de plusvalías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de enero de 1990.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50