El Madrid se impuso con claridad al Mulhouse

El Madrid jugó eficazmente un partido que ofrecía buenos motivos para el análisis. Después de tres derrotas consecutivas, se veía en el trance de medirse con un equipo de prestigio en el baloncesto francés. La empresa tenía alguna altura, y el Madrid la salvó con claridad (76-100), sin permitir que el Mulhouse le complicara el partido en ningún momento.

Sólo durante la primera parte se observó alguna igualdad, aunque el Madrid, daba sensación de controlar todas las claves del juego. Las reacciones del equipo francés eran contrarrestadas por los estirones madridistas, que impedían cualquier posibilidad a los intentos del Mulhouse.La ventaja del Madrid al final de la primera parte (45-54) explicaba un dominio en la cancha que se confirmó con más contundencia en el segundo periodo. Con un balance muy repartido en el juego de ataque -cinco jugadores con más de diez puntos-, el Madrid desarboló a un equipo que se condujo con la habitual inconsitencia de los equipos franceses. La superioridad madridista derivó por último en un partido de corte festivo, repleto de contragolpes facilones, ideales para que Anthony Fredercick sacara sus dotes atléticas con un par de mates fueron recibidos con algarabía por un público que pronto estuvo seguro del destino del partido.

Los anotadores del Madrid fueron: Anderson (15), Biriukov (16), Frederick (16), Martín (24), Romay (8) -equipo inicial-, Llorente (2), Villalobos (4), Cargol (13) y Pérez (2).

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50