Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LUZ DE GAS

"A las mujeres las vence el poder"

A este señor de Valladolid sólo le interesa de la fiesta "ser torero en la plaza". Se considera normal, ejerce una profesión anormal y se distrae cambiando los términos. Lo anotado fue recogido de su boca, como lo que sigue: que del toro, el público, Dios o un atracador navaja en mano, lo que le da más miedo es "dudar del Señor", y quizá la masa sin cara.Pregunta. ¿Qué es más elitista, el dinero o el arte?

Respuesta. El arte lo es mucho más.

P. ¿Por qué le cuesta tanto ser el número uno?

R. Quizá no me lo propongo, o no es mi meta. Sólo quiero estar en un puesto de privilegio; y lo estoy, creo.

P. Le dicen "el torero de las mujeres".

R. Las mujeres se sienten atraídas por el riesgo y por el traje de torear; pero, ya de calle, algunos somos menos hombres de lo que se cree.

P. Le dicen "el torero intelectual".

R. Eso no me halaga nada.

P. ¿Le gusta gustar a las señoras?

R. Por supuesto, soy un gran aficionado.

P. ¿Hay que creer en Dios para ser torero?

R. El orgullo, la chulería, la prepotencia del torero, terminan ante el toro; eso tiene que ser Dios.

P. ¿Le da risa de sus colegas tanto escapulario, vírgenes, estampitas ... ?

R. No me da risa, pero no comparto eso.

P. ¿El duende, el misterio de los Paula, Curro ... ?

R. Toreros intuidos mas que vívidos siempre se han necesitado; y el que duren tanto tiene mérito.

P. ¿Son más españoles los Albertos o un Miura?

R. Un Miura, ¡hombre! Además tiene más cuernos.

P. ¿Podría ser británico?

R. No.

P. ¿El toro es tan símbolo español como El Quijote?

R. Sí, hay mucho de quijote en el toro.

P. ¿Sabe de amor?

R. No, lo bonito es descubrir.

P. Una mujer guardia de la circulación ¿le excita?

R. Para nada; la porra en manos de las mujeres siempre me dio miedo.

P. ¿Reza antes de torear?

R. Sí; no mucho.

P. Escámez, Fuentes Quintana, el Rey, el cardenal Suquía... ¿Con quién cenaría más a gusto?

R. Con el Rey, claro.

P. ¿Por qué o por quién se daría de tortas?

R. Por una injusticia.

P. ¿Mira mejor a las mujeres usted o Gary Cooper en el cine?

R. Él mucho mejor. Yo, con estos ojos tan pequeños, avasallo.

P. ¿Usted y los demás toreros ... ?

R. No tengo cosas comunes, los respeto

P. ¿Acabara siendo banquero suizo?

R. No, ahora los toros no dan tanto dinero; salvo boda millonaria...

P. ¿Busca algo en la vida?

R. Lo busqué durante 17 años. Ahora, nada.

P. ¿Chupa los dedos comiendo?

R. No.

P. ¿Me anuncia su retirada?

R. No; hasta llegar al momento álgido actual he soñado, y quiero seguir soñando.

P. ¿Quién fue más negativo para su país, Franco o Ceaucescu?

R. Ceaucescu.

P. ¿Piensa en la señora Koplowitz?

R. Sólo sé de ella por la Prensa y las fotos. Me encantaría conocerla.

P. ¿Tiene usted futuro político?

R. Sería nefasto. Soy de los triunfadores.

P. ¿A qué tres toreros invitaría a una orgía?

R. A nadie; para las orgías me basto yo.

P. ¿A las mujeres las vence el poder?

R. Sí, es un atractivo brutal; a veces me fijo en políticos o banqueros y..., la verdad, es el poder.

P. Usted ¿cómo seduce más, toreando o a corta distancia?

R. Toreando no lo intento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de enero de 1990

Más información

  • Roberto Domínguez, torero