Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

Anaya acusa a su socio Berlusconi en Telecinco de abuso de y le emplaza a rectificar en público

Germán Sánchez Ruipérez, presidente de Anaya y de Gestevisión-Telecinco, una de las tres sociedades concesionarias de un canal de televisión privada, ha requerido a su socio Berlusconi para que cese en su "proceder irregular", y le emplaza a que rectifique públicamente en su actuación, que califica de abusiva. Las diferencias entre dos de los tres socios principales de Telecinco -Anaya y Berlusconi- se hicieron públicas ayer en un comunicado insertado en varios periódicos de difusión nacional, en el que Gestevisión-Telecinco anuncia su decisión de ejercer acciones legales.

Las diferencias entre Anaya y el italiano Silvio Berlusconi, titulares conjuntamente de la mitad de las acciones de Gestevisión-Telecinco, una de las tres sociedades concesionarias de un canal de televisión privada, han trascendido al ámbito jurídico yal dominio público.La gota que ha impulsado al presidente de Gestevisión-Telecinco y titular del 25% de su accionariado, Germán Sánchez Ruipérez, a solventar legalmente las diferencias que mantenía con Berlusconi ha sido la iniciativa tomada por la empresa Plubliespaña -controlada por Berlusconi- de contratar por su cuenta publicidad para Telecinco utilizando un membrete de Gestevisión, con sede en la torre Picasso, donde se encuentran las oficinas de Valerio Lazarov y Publiespaña, ambos al servicio de Berlusconi.

Fuentes de Anaya, cuyos hombres ostentan la presidencia y el puesto de consejero delegado de Gestevisión-Telecinco, han reaccionado con una "declaración de guerra abierta" (sic) contra los representantes de su socio italiano, que "está operando al margen de los órganos sociales, al contratar a patrocinadores de programas de Telecinco y vender la parrilla publicitaria de la programación de la cadena de televisión sin contar con la sanción del consejo de administración".

Ayer, varios periódicos de difusión nacional publicaban una inserción publicitaria con un comunicado de GestevisiónTelecinco en el que negaba que hubiera suscrito acuerdos con ninguna agencia de publicidad, recordaba que el domicilio de su sede social está en la calle de Goya de Madrid y anunciaba su decisión de ejercer acciones legales contra quienes han actuado sin autorización.

Anaya acusa también a Publiespaña de vender la futura programación de Telecinco, una programación en la que el sorteo diario de la ONCE, con espectáculo incluido, ocupa 15 minutos a partir de las nueve de la noche y con sólo un informativo diario, entre las 23.45 horas y las doce de la noche.

El presidente de Gestevisión envió ayer sendas cartas a Lazarov y a Publiespaña. Al primero le requiere para que le informe sobre los compromisos que ha contraído en nombre de Gestevisión, y a Publiespaña le exige que cese en "su irregular proceder y rectifique públicamente su conducta".

Aunque Publiespaña aseguró a Efe que tenía la exclusiva de la publicidad para Gestevisión-Telecinco, Pedro Higuera lo ha desmentido categóricamente. Por su parte, la ONCE, titular de otro 25% de Telecinco, ha mostrado su "sorpresa absoluta" por la actitud de Anaya, que "va en contra de la mayoría representada en el consejo de administración". La sociedad celebrará el próximo día 11 tina junta de accionistas, para tratar la revocación de los cargos y los nuevos poderes del director general y los vicepresidentes de la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de enero de 1990