LUZ DE GAS Xavier Cugat, músico

"Creo merecer el paraíso"

Cugui, el amado Cugat catalán: "Carmen es mi secretaria, mi compañera; tiene 27 años y ya es un poco vieja para mí...". Fue el niño prodigio del violín; después, rey de Las Vegas, de la rumba, catalán universal del tiempo de las películas con orquesta. Cugui: "Una mujer para mí es el día, la luna, el sol, la sombra; he sido muy mujeriego". Sus 90 años serán en el mismo instante que las uvas de esta Nochevieja. Cugui: "Sin saberlo, el universo celebrará mi cumpleaños; yo estaré en el pueblecito de Carmen, San Privat de Bas, y lo festejaré con cava entre animales de cuatro patas, vacas, cerdos...".

Pregunta. A sus años, ¿la libertad?

Respuesta. Sirve para ser feliz en Cataluña.

P. ¿Dalí está en el paraíso?

R. Creo; toda su comedia fue un show para vender su nombre.

P. ¿Irá usted allá?

R. Creo merecerlo.

P. ¿Y si no hay mujeres?

R. Estaré descontento.

P. ¿Prefiere las tontas?

R. Todas son preferibles, las tontas, las inteligentes, las estúpidas, las brutas...

P. ¿A qué actor español nombraría presidente?

R. A Fernando Rey.

P. Y si Dios enloqueciera de repente, ¿qué pasaría?

R. Muchas veces he pensado que ya se ha vuelto loco.

P. ¿Es más atractivo usted o Pujol?

R. Él, naturalmente.

P. ¿Es serio lo de la independencia catalana?

R. Spain is different.

P. ¿Con qué mujer sueña?

R. Con mis ex esposas.

P. ¿A cuántas les dijo: "Eres la más bella del mundo".

R. A tantas, tantas...

P. ¿Cuántos diarios lee?

R. Tres, de cabo a rabo.

P. ¿Al Capone?

R. Era muy normal con los artistas; me pagó bien tres años en Las Vegas.

P. ¿Y John Kennedy?

R. Era un encanto de hombre.

P. ¿Y Batista?

R. Me condecoró con la Cruz de Carlos Manuel de Céspedes.

P. ¿Quién era más mafioso de los tres?

R. ¡Vaya usted a saber!

P. ¿Sus infartos sucesivos?

R. Son algo normal y esperado; si pasan dos meses sin infarto ya me preocupo.

P. ¿Sus 45 años hoy?

R. Por eso daría todo lo que tengo en mi banco suizo.

P. ¿Le hubiese gustado ser mujer?

R. No.

P. ¿Y transexual?

R. Menos aún.

P. ¿Las nalgas de una mujer?

R. No me excitan.

P. ¿Los pechos?

R. Eso es otra cosa.

P. ¿La cabeza?

R. Es importante.

P. ¿Una feminista?

R. Si es fea y rechazada, puede serlo.

P. ¿Usó pistola?

R. Nunca; sufrí un accidente por no matar una hilera de hormiguitas.

P. ¿Cuerneó a muchas de sus mujeres?

R. Bueno, bueno...

P. ¿A quién diría cabrón?

R. A muchos, pero no puedo nombrar.

P. ¿El asceta Fraga?

R. Me cae simpático, siempre está en erupción.

P. ¿El primer gesto al levantarse?

R. Es dar gracias a Dios por otro día más.

P. ¿Y al acostarse?

R. Igual, y me duermo.

P. ¿El Este comunista?

R. Me preocupa; quizá anuncia una nueva guerra...

P. La Prensa ya tiene preparada su necrológica, ¿lo sabía?

R. Es simpático eso.

P. ¿Y si llega a los 100 años?

R. Esperaré a los 110.

P. ¿Si ya en el féretro pasa una mujer macanuda?

R. Saldría y la diría ¡olé!

P. ¿Artista, negociante?

R. Soy artista, pero soy muy negociante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de diciembre de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50