Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ilona Slupianek dice ser una víctima del 'doping'

La atleta ha sido la única gran figura de la RDA que ha dado positivo en controles internacionales

llona Slupianek, una de las mejores lanzadoras de peso de todos los tiempos, fue la única gran figura de la República Democrática Alemana (RDA) que dio positivo en controles antidoping internacionales. Sucedió en 1977, tras ganar la Copa de Europa. "Soy una víctima del doping", dice en una de las salas de su club, el Dinamo de Berlín Este, en el que ahora es responsable de ocio y tiempo libre. "No me siento culpable. Los controles eran arcaicos, y tenían que buscar una cabeza de turco, dados los éxitos de nuestro país".

Slupianek, de 33 años, casada con Harmut Briesenick, un lanzador que también alcanzó un alto nivel, aunque no como el suyo, tiene un hijo, y estuvo entrenándose hasta el año pasado. Precisamente después de cumplir un año de sanción volvió a las competiciones, en 1978, y llegó a ser campeona olímpica en 1980 en Moscú. Además, ha ganado dos campeonatos de Europa y tres Copas del Mundo.Dice que no sufrió ningún tipo de represalias por haber dado positivo, aunque no quiere implicar a otras personas en su proceso. Evelin Jahl, la doble campeona olímpica de lanzamiento de disco, que convivió con ella en muchas concentraciones y torneos, sí ha reconocido: "No sólo una persona asume la responsabilidad en un caso así. Detrás siempre están los médicos y los entrenadores".

llona Slupianek, que niega haber utilizado anabolizantes, echa la culpa a los análisis y a que quisieron castigar los triunfos de la RDA: "Entonces [en 1977] empezaban a hacerse los controles, que ni siquiera podían calificarse de tales. Existía un solo laboratorio. Me sancionaron por votación, no como ahora, que existe una serie concreta de productos prohibidos. Yo figuro en la lista de castigados, pero mis mayores éxitos vinieron luego, y seguí pasando controles sin más problemas. No se puede decir por eso que todo lo conseguí a base de doping. Tenían que castigar a alguien, y me tocó a mí. No tuve posibilidades de escapar".

Sin embargo fue precisamente a partir de los Juegos Olímpicos de Moscú 80 cuando se prohibió la testosterona, la hormona masculina más utilizada como anabolizante. Apareció en tantos atletas -cuyos nombres nos hicieron públicos al no estar vetada- que provocó todas las sospechas. Los controles siempre han ido por detrás del doping. Slupianek no opinó sobre esto.

"En todos los países hay doping. Yo no soy médico ni tengo conocimientos sobre ello", admitió la ex atleta, también diputada por Berlín de la Federación Nacional de Mujeres. "Creo que es un problema de información de los deportistas y también de entrenadores y médicos".

Slupianek reconoció igualmente que se le hicieron controles antes de salir al extranjero. "Sí, fue en el laboratorio de Kreischa. Pero eran oficiales, no secretos", se justificó. "Y se hacían no sólo por el doping, sino también por cuestiones de saludo cuando queríamos ser madres". La RDA ha sido también pionera en romper con el tabú de que el embarazo perjudicaba a las deportistas. El proceso, tras su desarrollo normal, o interrumpido con abortos, se descubrió que mejoraba los rendimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de diciembre de 1989