El presidente del Celta vuelve a su cargo y despide al técnico

El entrenador del Celta de Vigo, José Manuel Díaz Novoa, fue despedido ayer por decisión de la junta directiva, presidida por su titular, José Luis Rivadulla. Pepe Villar se hizo cargo del equipo que mañana se enfrentará al Atlético de Madrid. El despido de Novoa marcó también la reincorporación de José Luis Rivadulla a sus funciones de presidente, después de haber anunciado públicamente el pasado lunes su intención firme de dimitir. "Me marcho no contento, pero con la conciencia tranquila", declaró entonces Rivadulla. Al final, el que tuvo que irse fue el técnico. El presidente regresó y se queda.

Sin explicaciones

La comunicación de la directiva llegó a media mañana de ayer en forma de nota oficial. "En reunión extraordinaria celebrada en la noche de ayer, la junta directiva del Real Club Celta, presidida por el presidente don José Luis Rivadulla García, se ha tomado el siguiente acuerdo: rescindir el contrato que don José Manuel Díaz Novoa tiene como entrenador del primer equipo".Nada más. Ni el presidente ni el vicepresidente, Eugenio Pernas, que el martes había dicho que éste no era tiempo ni de ceses ni de dimisiones, ofrecieron ayer explicaciones y dejaron el asunto en manos del directivo José Luis Álvarez. Éste se limitó a decir: "Aquí tenéis a Novoa que explicará los motivos del cese".

El entrenador cesado se despidió inmediatamente, y no sin emoción: "Tengo que marcharme simplemente por la situación del equipo. Son las circunstancias del fútbol. Vine aquí por un año y me quedé más tiempo. Ahora tengo que irme por decisión de la directiva y lo hago tranquilo".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS