Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El general del grupo 'ultra' Milicia Catalana asegura que pactó con la policía

La policía pactó en julio de 1986 la desarticulación del grupo terrorista de extrema derecha Milicia Catalana, según ha declarado el comandante general del colectivo, Juan Carlos Criado, en una conversación con El PAÍS. A pesar de este pacto -desmentido por la policía, y sobre el que Criado se niega a ser más explícito-, Milicia Catalana resucitó el pasado mes de mayo en Cataluña al atentar contra la sede principal del Moviment de Defensa de la Terra (MDT) en Barcelona. Criado niega ser responsable de las últimas acciones del grupo.

Juan Carlos Criado, de 26 años de edad, uno de los máximos responsables y fundadores del grupo terrorista Milicia Catalana, se encuentra en libertad provisional desde el pasado 11 de abril, después de haber cumplido la mayor parte de la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Barcelona, por su participación en los atentados perpetrados entre agosto de 1985 y julio de 1986, contra librerias catalanistas y locales especializados en la comercialización del sexo. La policía opina que la. puesta en libertad provisional de Criado coincide con el resurgImiento de las actividades del núcleo integrista y la oleada de atentados perpetrados contra sedes de partidos políticos, estarnentos oficiales e incluso una clínica privada especializada en partos. Pero estos mismos portavoces afirman que no detienen a Criado por falta de pruebas claras de haber participado en los recientes atentados."No es cierto. Yo no tengo nada que ver con los últimos atentados", ha asegurado Criado en el transcurso de una entrevista mantenida con EL PAÍS, en Barcelona. Añade que las tesis policiales que establecen un paralelismo entre su libertad provisional y el resurgimiento de Milicia Catalaria son falsas. Recalca que antes de abril de 1989, había gozado de un largo período de libertad provisional -de julio a noviembre de 1988- que finalizó como consecuencia del juicio y la sentericla dictada por el tribunal. "Si yo hubiera querido actuar lo habría podido hacer durante aquel primer período de libertad".

Un enigma sin aclarar

Juan Carlos Criado, reconoce, haber sido uno de los fundadores y máximos dirigentes de la Milicia Catalana. y confiesa, como lo hizo con anterioridad ante el tribunal, haber participado en una serie de atentados. Pero mantiene estar desvinculado de la resurrección de Milicia Catalana y apunta a aspectos o personajes no desvelados ni localizados por la investigación policial. "Hay muchas cosas que no se saben aún de Milicia Catalana" insiste el activista.Entre estos dirigentes, no identificados ni localizados, se encuentra, según Criado, un campesino de 66 años de edad, que falleció en septiembre de 1988, y que al parecer en un primer momento desempeñó el cargo de comandante general del grupo, responsabilizándose de la captación de militantes y de la financiación del núcleo. Pero este no es el único aspecto confuso y no desvelado de Milicia Catalana; el origen. serie de llaves y el plano de un piso -al parecer es taría sirtuado en la localidad barcelonesa de Pineda de Mar y que habría servido de refugio a otros miembros de Milicia Catalana o el propio pacto que el dirigente asegura haber rubricado con el mando policial y sobre el que se niega a ser más explícito.

Profundamente preocupado por la situación política y la incapacidad de la ultraderecha, como consecuencia de "sus actuales planteamientos", Criado continua definiéndose como "un hombre de acción" y "un católico y un español, partidario de la defensa de los valores morales y de la unidad de España". El activista asegura estar dispuesto a volver a defender estos valores, si es preciso, con las armas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de diciembre de 1989

Más información

  • La brigada de información sigue los pasos de Juan Carlos Criado