Interior dice que las armas empleadas en el atentado contra HB no habían sido usadas

El Ministerio del Interior ha informado al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que las armas empleadas en el atentado contra dirigentes de Herri Batasuna, en el que murió Josu Muguruza y quedó herido de gravedad Iñaki Esnaola, no habían sido utilizadas con anterioridad para cometer otro delito en el que se hubieran efectuado disparos. Por otro lado, Garzón ha pedido a la Dirección General de la Policía (DGP) una ampliación del informe remitido para esclarecer si la muerte de Muguruza fue casual o, por el contrario, el objetivo era este dirigente de HB y no Esnaola.

[La televisión de Madrid informó anoche que se daba por segura la identificación de uno de los asesinos de Muguruza, según fuentes de la investigación del caso. Asimismo, portavoces policiales han señalado que ya se ha confeccionado un retrato robot y que en estos momentos se están revisando las fichas policiales de ultraderechistas.]El Ministerio del Interior se basa en un informe elaborado por el Gabinete de Balística de la DGP, entregado el martes pasado al Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. Dicho informe, como el resto del sumario que recopila el magistrado, se encuentra bajo secreto.

Según los expertos policiales que han elaborado el informe, las dos armas utilizadas en el atentado, un revólver y una pistola del calibre nueve milímetros largo, se encuentran limpias; es decir, que no han sido utilizadas en la comisión de un anterior delito. Esta conclusión ha sido recibida con un cierto desaliento entre altos responsables de la lucha antiterrorista, ya que no ha permitido centrar la investigación en una vía concreta. Si no fuera así, sería más fácil llegar a los terroristas a través de la pista de alguna de sus armas.

El informe del Gabinete de Balística se limita a reseñar las armas utilizadas en el atentado y si éstas habían sido usadas con anterioridad. Por ello, el juez Garzón ha solicitado a Interior una ampliación del mismo para intentar determinar exactamente la posición de los dos terroristas cuando efectuaron los disparos y la trayectoria de los proyectiles.

Esta ampliación será realizada por el mismo Gabinete de Balística que envió el martes al Juzgado el informe técnico de las armas utilizadas.

El magistrado de la Audiencia Nacional efectuó una reconstrucción de los hechos acaecidos en la noche del 20 de noviembre pasado y en ella surgieron dudas sobre la posición del pistolero situado más a la derecha de la mesa donde parlamentarios de HB y periodistas de Egin cenaban.

La importancia de determinar con toda claridad este dato concreto se debe a conocer si se pretendía atentar sólo contra Iñaki Esnaola -y por lo tanto la muerte de Muguruza fue accidental al estar situado en la línea de fuego-, o por el contrario se pretendía acabar con la vida de este último.

Fuentes de la lucha antiterrorista consideran que los indicios permiten pensar que la muerte de Muguruza "fue casual", ya que se encontraba en la línea de fuego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 29 de noviembre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50